ZOMBIE BAR: Menos hipsteria pero mismos errores



Hace ya bastante tiempo que visitamos lo que ahora es el primer local de Zombie Bar y os lo contamos en este post, así que cuando estos abanderados de las hamburguesas más hipsters del barrio se decidieron a abrir su segundo emplazamiento no tardamos mucho en acudir a la burger señal para comprobar si había habido avances desde nuestra última visita. Así que, aún con el olor a pintura fresca en el local, allí que nos plantamos, con nuestros colmillos más afilados que nunca.

Como bien os decimos, este segundo Zombie lleva abierto apenas unas semanas y queremos pensar que algunos fallos que encontramos y que más adelante os relataremos, corresponden a este hecho y no a un mal endémico del local.

Pero vayamos por partes. Lo primero que vemos, la imagen, ha mejorado aquí y con creces. Manteniendo esa estética retro de su hermano mayor, aquí es menos acusada y deja paso a los graffitis y murales de temática muerto viviente, acompañado todo de calaveras de animales y algún que otro busto más ecléctico. Sin duda, la expansión, en aspecto logístico, ha sido todo un éxtito, con un local grande, una barra aún más grande y una planta baja en la que se abren miles de posibilidades.

Collage Local Zombie BarComo veis, mucho colorido, máquinas recreativas jugables y un ambiente hipster que, sin duda, se ha convertido en la seña de identidad de estos locos y modernos bigotudos (o barbudos, que se lleva ahora).

Los detalles se cuidan hasta en la carta, que mantiene la presentación "camuflada" en comics reales (lo cual tenemos que decir que nos enamora). En cuanto al interior, pocas variaciones con respecto a su predecesor, algunas novedades y una clara protagonista: la hamburguesa. Todas ellas de 180 gramos, con excepción de la Homer, que es de 250.

Collage carta Zombie BarAunque sin desmerecer a platos más "sanos", como las ensaladas (enormes), la cocina se basa en comida norteamericana, vamos, perritos, burgers y nachos con guacamole lo invaden todo sobre el papel. Nosotros fuimos directos al grano y nos tiramos a por las hamburguesas, aunque admitimos que nos quedamos con ganas de probar esos nachos gourmet.

Pero como os decimos, antes de hincar el diente nuestras alarmas comenzaron a saltar, ya que empezaron a aflorar los mismos errores que vimos en el primer Zombie. A pesar de que el local estaba lleno, el personal estaba como perdido o superado, un hecho que esperamos que se deba a sus primeros días de vida y que se pongan las pilas, porque el sitio es muy grande como para que pasen estas cosas. A la hora de recibir nuestra comanda también comprobamos que la rapidez no es una de las virtudes aquí y todo va lento, casi hasta el punto de la desesperación si vas con algo de hambre.

Pero pasados estos momentos de incertidumbre y hambre atroz provocada por la espera, al fin llegaron nuestras tres reinas, concretamente, la Homer (250 gr.), la Manhattan y la Mexicana (con un extra de mozzarella).

Collage Burgers Zombie BarComo observamos los mismos fallos en las tres, os vamos a hablar de forma global y luego puntualizaremos algunas cosas de cada una. Empezamos por la carne, que, como en otros errores que comprobamos hace tiempo, aquí se repiten. Un picado extraño hace que esté demasiado compacta y seca. Una pena, porque tiene un gran sabor, pero el disfrute no puede ser el adecuado ya que estamos ante un trozo de carne duro y sin gracia. Como resultado de ello, el punto es muy difícil de respetar, llegando nustras burgers pasadas. Como pedimos varios puntos, pudimos comprobar que la poco hecha estaba al punto, la que tenía que estar al punto estaba pasada y la muy hecha estaba bien pasada.

Corte Burger Zombie BarLa imagen que precede a ests líneas corresponde a un punto poco hecho, para que os hagáis una idea.

La siguiente pega llega con el pan, comprobando dos conceptos que son contradictorios y que aquí parecen marca de la casa. Un panecillo blando, casi correoso pero a la vez crujiente y en ocasiones duro. Es muy curioso, como os decimos, ya que, a la hora de cortar nuestra burger, lo tuvimos realmente difícil, así como en el momento de asestarle bocados, pero luego mirábamos y nos encontrábamos con un pan duro y correoso. Y el delito final, no venía tostado, una pena.

Sobre el resto de ingredientes, simplemente correctos. En el caso de la hamburguesa Manhattan, los aros de cebolla hicieron acto de presencia. Mientras que en la Mexicana, a pesar de prometernos un guacamole picante, sólo estaba ahí aunque bastante fresco y sabroso. Mientras que el queso de búfala pasó desapercibido por nuestras papilas. Eso sí, en el caso de la Homer, la más grande de la mesa, hay que decir que el queso y el bacon sí que funcionan y tienen sabor, una pena que, como decimos, el punto de la carne se fuera un poquito de madre.

Hamburguesa Homer Zombie BarComo habréis podido ver en las fotos, las burgers se nos presentan con pepinillos cortados aparte, a pesar de que también lo llevan incorporado. Unos crudités también de pepino con salsa, creemos, de queso azul y cómo no, patatas fritas, en las cuales nos vamos a centrar. A pesar de que la ración no es muy grande, están corectas, gusto casero y bien fritas, aunque eso de encontrarnos más de una totalmente carbonizada no nos acabó de convencer. Además, como si de un premio se tratase, entre las papas nos pudimos encontrar láminas de zanahoria o vete a saber qué. No entendimos muy bien el concepto.

Y como teníamos sitio para un postre, nos lanzamos a por la tarta de queso (cheese cake). Presentada de forma muy original, en un bote de cristal cerrado, se trata más bien de una mousse de queso crema con cookies al fondo y coronada por mermelada de fresa. Todo esto no sabemos si juega a favor o en contra, ya que estamos ante un postre muy suave, más que en su versión de tarta tradicional, siendo más líquida y menos consistente. En definitiva, más original que otra cosa.

Cheese Cake Zombie BarEn conclusión, el nuevo Zombie Bar se presenta como un local mucho más amplio y cómodo que adolece de los mismos errores de su predecesor. Con un servicio y cocina todavía por ajustar y unas burgers que, a pesar de no sobrepasar el límite de los precios exagerados, no acaban de llegar al nivel de calidad al que estamos acostumbrados y que nos dejaron fríos en nuestra primera visita. Su mayor problema, a pesar de todo, es la competencia, ya que teniendo a Carmencita Bar e incluso La Gustava tan cerca, hay que ofrecer algo más para arrebatar clientes. Sin duda, Zombie Bar se basa más en la imagen y en la moda que en ofrecer unas hamburguesas que nos dejen con la boca abierta. Una pena, pero siempre habrá tiempo de mejorar... esperemos.

PRECIO DESGLOSADO DE LA VISITA:

1 REFRESCO: 2.75 €

1 AGUA: 2 €

1 DOBLE DE CERVEZA: 3 €

1 HAMBURGUESA MANHATTAN: 11.9 €

1 HAMBURGUESA HOMER: 13.9 €

1 HAMBURGUESA MEXICANA: 11.9 €

1 CHEESE CAKE: 4.8 €

TOTAL: 50. 25 €

 

Puntuación: 
3
Dirección: 
Calle Noviciado, 14
Madrid Madrid
España

Comentarios

Otro sitio de hamburguesas que me apunto, de momento lo seguiré de cerca y ya iré cuando pueda. Lo de los errores quizá se deba a esas primeras semanas de apertura pero es peligroso que se convierta en costumbre. ¡Buen artículo!
Imagen de HeM

Nosotros también esperamos que sean errores propios de los primeros días de vida, así que esperamos tus comentarios cuando te acerques a comprobarlo, Fer ;) ¡Muchas gracias por tus palabras!

Añadir nuevo comentario