VINOTECA MERYDAJES: La hamburguesa que no quería serlo



Nos encanta conocer y probar cosas nuevas y nos encanta aún más que nos sorprendan, algo que, en los tiempos que corren y en lo referente a hamburguesas, es algo que se torna bastante complicado. Pues en la Vinoteca Merydajes lo han conseguido, nada más y nada menos con una reinterpretación de elementos típicos asturianos y nuestro plato favorito. Así que nos arrejuntamos con Olaya, del blog Comer Es Un Placer y con César, de Tragaldabas Profesionales y dimos buena cuenta de las bondades de este lugar.

Pero vayamos desde el principio. Estamos ante un local diseñado para el disfrute, con muchos altos y bajos en su corta historia, pero que ha sabido reinventarse a base de calidad en cuestión de materia prima y precios muy adecuados. Nos ofrece un espacio elegante, nada recargado, en el que la comida y la bebida son los protagonistas indiscutibles.

Collage Local MerydajesCon opciones para todos los gustos, podemos disfrutar de un espectacular cocido madrileño, un cachopo, una cebolla rellena o unas croquetas, todo muy variado y sobre todo, muy interesante. Las cantidades son más que adecuadas para los precios, los cuales y teniendo en cuenta la ubicación del local, muy cerca de la Calle Serrano, son ajustados, que siempre es algo que nos puede asustar en un primer momento.

Collage Carta MerydajesAnte tal despliegue, nos dejamos aconsejar con un par de cosas antes de pasar a las palabras mayores y la razón principal de nuestra visita, la Torto Burger, de la que vamos a dar buena cuenta unas líneas más abajo.

Para empezar, no pudimos evitar la tentación que nos provocan las croquetas. ¡Es ver este plato en una carta y empezar a salivar! Aunque ofrecen de varios tipos, nos fuimos a por las de jamón, aunque quedan pendientes unas de huevo, que dicen que son todo un escándalo.

Croquetas MerydajesComo se suele decir, lo mejor está en el interior, con una bechamel que quita el sentido. Realmente melosa y llena de sabor, que conjuga muy bien con un rebozado muy fino, crujiente y nada grasoso. ¡Nos las comeríamos a miles!

Después llegaron las palomitas de pollo con mostaza de miel, las cuales no pudieron superar la altura del listón dejada por las croquetas. Se trata de una muy buena ración de pollo fresco, con un rebozado muy fino y que se comen sin darse cuenta. Quizás el fallo fue pedir las dos cosas, ya que las comparaciones son odiosas, porque estamos ante un entrante rico por sí solo, pero que no puede competir con sus predecesoras.

Palomitas de Pollo MerydajesComo en la mesa teníamos un acompañante que no tenía ganas de burger, pudimos comprobar la calidad de otros platos principales. En este caso, la elección fueron unos huevos rotos con chistorra, aunque en la carta nos prometen butifarra. Éste es el único defecto de un plato que cumple con creces y que desaparecerá ente vuestros ojos. Patatas fritas caseras, huevo frito y pimientos de Padrón completan el auténtico placer español, el que tenemos en mente como "desayuno perfecto".

Huevos Rotos con TxistorraY ahora sí, pasamos a la hamburguesa, la Torto Burger o uno de los actos de rebeldía más claros que hemos visto últimamente. Como os hemos introducido al principio, la marca de estilo en Merydajes es la de la cocina asturiana y en este plato no podía ser menos, ya que nos presentan una hamburguesa que juega a no ser tal cosa. Partimos con que, en vez de panecillos, aquí encontramos dos tortos de maíz fritos, que envuelven un patty de carne de buey asturiano mezclado con el compango de una fabada.

Torto Burger MerydajesHablando de la carne, tenemos varios sentimientos. Por un lado, nos encanta esta mezcla, donde el picadillo y demás viandas qeu conforman el compango, lo dan todo, pero claro, son elementos muy potentes que hacen que el buey deje de tener una presencia que echamos de menos. Tenemos un filete compacto, casi musculoso y de gran sabor, que hace que no podamos elegir con qué influencia quedarnos.

La parte negativa viene con el punto de la carne, ya que la pedimos poco hecha y nos llegó algo más hecha. No es ningún problema, pero estamos seguros de que ese buey habría jugado más cómodo.

Detalle Corte Torto Burger MerydajesPero volvamos al torto, que se queda más como una tortilla de máiz mexicana y que, en esta ocasión, estaba frito en exceso, resultando harto complicado de comer con cuchillo y tenedor, algo que ya nos advirtieron, ya que esta hamburguesa tan rebelde, no se deja "manosear", corriendo el riesgo de acabar pringados si nos atrevemos.

El huevo frito hace de colofón a una contundencia propia de estas tierras del norte y el toque de queso de Cabrales, aunque se agradece, personalmente, se nos queda un poco corto y tenemos la esperanza de que sepan encontrar un equilibrio más adecuado, como buenos queseros que somos.

Por supuesto, al igual que el plato anteriormente mencionado, las patatas fritas que acompañan a esta burger son caseras y están muy bien cocinadas, incitando a comerlas por kilos y aprovechando ese queso para remojarlas hasta morir de placer.

En definitiva, en Vinoteca Marydajes encontramos una despampanante carta, donde brilla una hamburguesa que no es hamburguesa, pero a la vez sí que lo es, pero que nos deja clara una cosa, acabamos encantados con su mezcla de sabores. Todo bien acompañado por un gran servicio y un local que invita a pasarse las horas tomando un vinito... ¡o los que haga falta!

PRECIO DESGLOSADO DE LA VISITA

2 CERVEZAS: 5 €

1 RACIÓN DE CROQUETAS DE JAMÓN: 9 €

1 PALOMITAS DE POLLO: 10 €

1 HUEVOS ROTOS CON CHISTORRA: 11 €

1 TORTO BURGER: 10

TOTAL: 45 €

Puntuación: 
3.5
Dirección: 
Calle Víctor Andrés Belaunde, 9
28016 Madrid Madrid
España

Añadir nuevo comentario