SKYLINE COFFEE: Hamburguesas en el gimnasio



El gym y el fat, así llaman a eso de ponerse hasta arriba de comer, pero a la vez quemar los excesos a base de ejercicios anaeróbicos y anaeróbicos en el gimnasio. Pues bien en Skyline Coffee esto no nos supondrá ningún esfuerzo, ya que podemos subirnos a la elíptica o levantar unas pesas y después apretarnos una buena ración de proteínas y carbohidratos o lo que lo que es lo mismo, carne emparedada por doquier. Todo en un espacio con aires industriales, donde los socios pueden remojarse en su jacuzzi o tomar el sol en su terraza o si lo preferimos, tomar un gin tonic como si del postre se tratase.

Collage Local Skyline CoffeeEn la carta tenemos un poquito de todo, pasta, burgers y hasta un menú diario muy interesante. Los precios son un poco más elevados de lo que nos gustaría, pero entendemos que el espacio lo requiere, sobre todo por la noche, prometiendo un ambiente espectacular.

Collage Carta Skyline CoffeeEra un día de los de ir al grano, por lo que pasamos, directamente, a las hamburguesas, sin entrantes ni nada. Primero probamos la Mega italiana con un bacon no tan crujiente como prometen en la carta y salsa de queso Gorgonzola que no estaba mal, aunque tampoco aportaba mucho sabor. Todo juega en función de la carne de ternera, casera y de buena textura, que aporta, prácticamente el único sabor al bocado general.

Burger Italiana Skyline CoffeeLa carnaza, como decimos, se erige como protagonista absoluta, con sus 250 gramos de peso y su sabor profundo, aunque se queda algo sosa al ser mezclada con el resto de ingredientes. Nos gustó, sobre todo, su picado de carnicería, imperfecto y nada compacto y su punto, respetado casi con exactitud. Lo mejor, sin discusión, de todo el conjunto.

Además, todo llega "abrazado" por un pan tipo brioche de remolacha suave, que no deja de aportar más en lo visual que en el gusto. Interesante, pero le pedimos un poco más de punch, a pesar de que su composición puede llegar a ser complicada.

Detalle Corte Burger Skyline CoffeeEn la parte curiosa está la Sushi burger, una propuesta que echamos de menos en muchos sitios de Madrid y aunque su ejecución es un poco irregular, aplaudimos a la cocina por su valentía. Se trata, básicamente, de salmón ahumado, mayonesa y pepinillo encurtido y aguacate, pero, aquí, se ha eliminado el panecillo para sustituirlo por un arroz compactado que, aunque es chulo, está pasado y se queda demasiado pastoso. Aún así, es una propuesta diferente y fresca, que nos gusta, a pesar de pedirle más.

Sushi Burger Skyline CoffeeComo acompañamiento de la hamburguesa italiana tenemos unas patatas fritas súper caseras, prácticamente cortadas al momento y con un sabor que nos recuerdan a las que nos hacía nuestra abuela en la sartén. Una delicia. Desgraciadamente, en el caso de la versión japonesa, sólo nos acompañan dos cuenquitos con salsa de soja, por lo que se nos quedó un poco desamparada.

En definitiva, Skyline Coffee ofrece un espacio espectacular y unas propuestas que, aunque son muy atractivas sobre el papel, no son nada del otro mundo, aunque sí que cumplen la función nutritiva, tan necesaria después de una buena sesión de gym. No deja de ser un sitio que explota el postureo más que el disfrute gastronómico, aunque vemos alguna señal de esperanza que nos hará seguirlo muy de cerca.

PRECIO DESGLOSADO DE LA VISITA

2 BOTELLAS DE AGUA: 5 €

1 HAMBURGUESAS MEGA ITALIANA: 14 €

1 SUSHI BURGER: 13 €

TOTAL: 32 €

Puntuación: 
3
Dirección: 
Calle San Enrique, 24
28020 Madrid Madrid
España

Añadir nuevo comentario