SANTO PECADO: Deducimos calidad en raciones minúsculas



Un nuevo local ha abierto hace muy poco en Madrid, concretamente en la Plaza de Quevedo, donde llega la competencia feroz de la zona de la Glorieta de Bilbao y extiende sus redes hasta esta, hasta ahora, tranquila zona (en lo que a burgers se refiere). El espacio es pequeño, casi como un pasillo, en el que, nada más entrar, descubrimos una parrilla de carbón, lo que hace que nuestros ojos se abran como platos. Además, cuenta con una estupenda terraza donde disfrutar de sus carnazas.

Collage Local Santo PecadoEn la carta, que parece un mantel, encontramos hamburguesas, varias, con precios dispares, aunque algo elevados en cuanto nos ponemos a mirar opciones más "elaboradas". Además, podemos leer algo de información sobre el restaurante, como que cuidan todos sus productos o que son ganaderos, por lo que el nivel de las expectativas sube bastante. Por si fuera poco, disponen de un menú, consistente en una cheeseburger, una bebida y un postre, por 11.9 €, lo cual parece interesante, aunque ahora veréis lo que nos llegó.

Collage Carta Santo PecadoEn nuestra búsqueda de un menú hamburguesero de calidad, quisimos probar el que se nos ofreció en Santo Pecado, pero lo que nos llegó a la mesa fue una bandeja con un panecillo de un diámetro considerable, de hamburguesa excepcional, pero en su interior descubrimos una carne delgada, quizás demasiado para ser apreciada, aunque, eso sí, con un buen sabor a parrilla, bien condimentada y que, si hubiese sido más consistente, nos habría enamorado. Además, pudimos apreciar un queso perfectamente fundido, aunque bastante flojo de sabor, una muestra de bacon, algo de cebolla y un poquito de mayonesa. Todo hizo que el protagonismo en nuestras papilas gustativas se lo llevase el panecillo, con bien de mantequilla y estupendamente tostado.

Hamburguesa Santo PecadoA pesar de encontrarnos con un patty bastante fino, hay que reconocer el buen hacer en la parrilla, ya que el punto al que nos llegó la carne fue el adecuado. De hecho, pedimos dos burgers, con diferentes cocinados y clavaron ambas. Además, como hemos adelantado más arriba, el picado es adecuado y hace que cada bocado sea bastante jugoso; siempre teniendo en cuenta que nos tendremos que esforzar para notar todo esto debido a la escasez de producto.

Detalle Corte Burger Santo PecadoA la hora de hacer la comanda, se nos da a elegir la guarnición entre patatas fritas clásicas o en gajos. Ya os adelantamos que las dos son congeladas, por lo que poca diferencia de calidad hay, más allá de la visual. Y como dijimos, el panecillo es lo mejor de la burger, bien tostado y con algo más de mantequilla de lo que nos gustaría, pero aguanta bien cada bocado y no enmascara los sabores.

El postre elegido en este menú fue el brownie, que, de nuevo, nos llega en una porción pequeña, casi ridícula. Pero pasando de este dato, encontramos un bizcocho un tanto seco, lo que nos obliga a mezclarlo con el helado que lo acompaña. Sin más.

Brownie Santo PecadoEn definitiva, en Santo Pecado la cosa promete, aunque los menús son un poco decepcionantes. Tendremos que volver a probar otras especialidades, pero, desde luego, lo que probamos no merece lo que cuesta. Salimos un poco decepcionados porque se nota la calidad, pero si ésta se sirve en pequeñas gotas y sin tener en cuenta lo que tienen de competencia alrededor, la cosa pinta mal.

PRECIO DEL MENÚ HAMBURGUESERO: 11.9 €

Puntuación: 
3
Dirección: 
Glorieta de Quevedo, 4
28015 Madrid Madrid
España

Añadir nuevo comentario