ROLL MADRID: Hemos sentido un estremecimiento en La Fuerza hamburguesera



Hace ya mucho que os hablamos de Roll Madrid, un lugar con el que dimos de casualidad, sin buscarlo y donde acabamos disfrutando de su espectacular brunch. Pues bien, la historia se repite, entre semana, con nuestras primeras opciones hamburgueseras desechadas y con unas calles deiertas, volvimos a este estupendo local, con su misma decoración naif, vintage, hipster (llámalo como quieras), situado en la Plaza de las comendadoras.

Collage Local RollEn la carta, más o menos lo mismo, comida norteamericana más "tradicional" de lo habitual en Madrid, proveniente del otro lado del charco, con sus sándwiches de pulled pork o de brisket, sus burgers, po' boy, etc, etc. Y por supuesto, bien de cerveza Founders por todos lados. Vamos, todo muy yankee, pero en el corazón de la ciudad. En cuanto a precios, dentro de la media y aceptables, al menos sobre el papel.

Carta Roll

Como era de noche y no nos queríamos pasar, nos decantamos por dos hamburguesas y unas sweet potatoes o lo que es lo mismo, boniato frito. Pero no sabemos si por el frío que teníamos o porque la Fuerza hamburguesera es muy intensa en nuestros cuerpos, un mal presentimiento nos recorrió los huesos, confirmando lo que ya nos imaginábamos. Todo había cambiado respecto a nuestro recuerdo. Empecemos por la Kimchi Burger, una suerte de cesta (así viene presentada) con un pan tipo americano, pero de bolsa, con un patty  de carne muy fino, un huevo frito y la salsa que le da nombre entre ambos.

Kimchi Burger RollLa carne se erige como gran protagonista, pero en la parte negativa, ya que encontramos una masa apelmazada y compacta, como de proveedor que no te quiere hacer ningún favor, aunque el picado no es tan extremo con otros casos, sí que es excesivo, lo que hace que la mordida no llegue a ser del todo agradable. Eso sí, el punto está bien respetado y se acerca a lo que nosotros pedimos. Para los miedosos del picante, esta salsa Kimchi prácticamente aporta sabor y textura, así que no hay problema; de hecho, junto con el huevo frito, que estaba muy rico, son lo mejor de la burger.

Detalle Corte Burger Roll

Otro punto negro es el pan, como hemos dicho, de tipo americano, con semillas de sésamo y ligeramente tostado, pero que nos da cierto regusto a bolsa que no nos gusta y más sabiendo que aquí las cosas se han hecho mejor. Sin duda, es la viva imagen del poco cuidado en los detalles.

La otra opción fue la Melted Patty, una hamburguesa que no es tal (o sí), ya que se nos presenta con un pan de centeno maravilloso, un poco tostado y súper crujiente, que compensa los errores de la carne que también tiene ésta. Y como su propio nombre indica, bien de queso fundido, aunque sospechamos es que líquido, de proveedor, de esos que están en un cazo y sólo hay que echar un cucharón. Otra bajada de puntos. Aunque la combinación con la cebolla caramelizada es un win total.

Melt Patty Roll

Como os decimos, ninguna burger y por tanto, ningún plato, viene con guarnición, así que tendremos que pedir alguno de lso variados sides que ofrecen, con su consiguiente aumento en la cuenta, lo cual siempre es un engorro, porque el precio ya es como para incluir algo. En este caso, compartimos una cesta de sweet potatoes o boniato frito, muy casero que casi nos hace olvidar que estamos ante este tubérculo en detrimento de unas patatas normales, pero un cierto toque de dulzor en bocados sueltos nos hace confirmarlo. Buena ración para dos personas y delicioso para acompañar casi cualquier elección.

Sweet Potatoes Roll

En definitiva, nuestra segunda visita a Roll Madrid nos ha dejado un poco fríos, sobre todo teniendo el recuerdo de un gran brunch y mejor hamburguesa. Parece que ha cambiado algo, porque los ingredientes no son los mismos y eso nos hace sospechar, apenados, sobre un cambio de dirección muy drástico. Con local que quita el sentido una terraza veraniega para envidiar, la relajación en cocina hace que el sabor que se nos queda no sea tan satisfactorio como antaño.

PRECIO DESGLOSADO DE LA VISITA

1 SWEET POTATOES: 3 €

1 PATTY METL BURGER: 11.9 €

1 KIMCHI BURGER: 11.9 €

TOTAL: 26.8 €

Puntuación: 
3
Dirección: 
Calle Amaniel, 23
28015 Madrid Madrid
España

Comentarios

No falla .. cuanto mas inn o kirtch el sitio peor... tendremos que volver a la cerá mica y a la baldosa barata para poder disfrutar que alguien en el mercado hamburguesero sepa hacer una burger medianamente bien, ver un mercado de 60 sitios donde se salvan 5 o 6 es muy deprimente

Añadir nuevo comentario