PEGGY SUE'S LABORATORY: Una visita que pide más química



La marca Peggy Sue's nunca ha sido santo de nuestra devoción; de hecho, hace poco nos dimos cuenta de que nunca habíamos analizado ningún local de la franquicia, a pesar de que ya queden bastante pocos. Así que, con esa excusa y la curiosidad del añadido "laboratory",  nos animamos a visitar este concepto que poco o nada tiene que ver con el que ya conocíamos, rollo años 50, diner americano, para dejar paso a un híbrido con pizarras, fórmulas químicas y hasta un servicio ataviado con batas blancas. Todo ha cambiado, al menos de cara a la galería.

Collage Local PeggysLa carta también presenta un aspecto de laborario, con mucha información y propuestas, a precios más o menos aceptables y un menú diario de formato enorme, con el que podremos elegir un primero, plato principal, postre y bebida, servida en un gran vaso decantador. En este punto, hasta pensamos que el local no tiene que ver con una posible marca matriz y que se desmarca con un concepto original.

Collage Carta PeggysEmpezamos con unos nachos correctos, destacando las tortillas por aquello de no incluir las típicas tortillas triangulares, aunque ahí se acaba lo guay y acaba siendo una ración pequeña, con un poquito de carne y salsas de bote. No está malo, pero no aporta mucho más.

Nachos PeggysLo mismo pasa con los fingers de pollo, contados de forma exacta y que presentan un crujiente justo. Se acompañan con una salsa de mostaza dulce que apenas tiene sabor y que, si no es por el valor nutritivo del pollo, no nos habríamos dado cuenta de que lo estábamos degustando.

Fingers de Pollo PeggysComo plato principal, pudimos probar un burrito de esos que, al acabarlo, nos hace pensar que nos lo hemos hecho mil veces en casa, sacándolo de esa famosa caja amarilla y cuadrada, con todo preparado para, únicamente, añadir carne, sazonarla y montarlo. Sin más.

También cayó la cheeseburger del menú. Con buena presencia, pero poco más. La carne sorprende, pero no ilusiona, con un sabor justo, pero a la que le pediríamos mucho más y un bacon que no cumple y necesita mucho más cocinado para estar, como nos prometen, 100% crujiente. El queso, el gran complemento de esta hamburguesa, cae hasta el olvido, ya que ni sabe ni está fundido.

Bacon Cheeseburger PeggysLa carne, como os decimos, no llega al nivel de emoción que le pedimos, a pesar de contar con un picado grueso, ya que se queda algo dura. El punto de cocción en cambio, sí que sorprende, aunque nunca se nos preguntó por él. Con su rosita interior, es más que suficiente para un plato que tiene mucho potencial, pero que se queda a medio camino de lo esperamos y se nos promete.

Encima, el pan tampoco acompaña mucho, ya que se acaba desmoronando y no viene tostado, lo que acentúa esa falta de frescura que, ahora mismo, se puede conseguir con facilidad en casi cualquier garito que se precie.

Detalle Corte Burger PeggysPor supuesto, la hamburguesa y resto de platos principales viene sin ningún acompañamiento más, así que nos pasamos a los postres para compensar esa carencia. Pudimos probar una cheesecake decente, aunque no muy casera, pero bueno, se dejó comer bastante bien, al igual que el brownie, de textura interesante, aunque no aportó más que presencia en la mesa.

Brownie PeggysEn definitiva, todavía no sabemos si este local pertenece a Peggy Sue's o se trata de una triquiñuela por aprovechar una antigua ubicación de la marca, ofreciendo, prácticamente, el mismo producto, aunque con un poquito más de cuidado en su elaboración. Lo mejor, el ambiente de local y lo peor es que, habiéndonos ilusionado, no llegaron a cumplir como esperábamos.

PRECIO DEL MENÚ HAMBURGUESERO: 11.95 €

Puntuación: 
2.5
Dirección: 
Av. de los Andes, 25
28043 Madrid Madrid
España

Añadir nuevo comentario