PECADO CARNAL: culto a la carne Wagyu.


En Hamburguesas en Madrid siempre decimos que no somos muy partidarios de las franquicias, pero si algo nos gusta es la calidad y, con esta premisa, si hay que saltarse esta afirmación, lo hacemos sin problema.

Tras esta aclaración, hoy os queremos hablar de Pecado Carnal, en concreto, del local situado en la calle Fúcar, que, gracias a los amigos de Salivando, nos decidimos a probar. Aclaramos que Pecado Carnal es una franquicia en expansión, junto con otro restaurante situado en la calle Covarrubias, del que hablaremos más adelante.Hay que decir que todas las carnes que sirven en Pecado Carnal provienen del buey Wagyu y la carta viene certificada con el sello de carne de Kobe, que garantiza una deliciosa ternura y un contenido en grasas saturadas más bajo que la media.

Lo primero de todo, hay que hablar del local. Un espacio bastante pequeño nada más entrar, pero que cuenta con otro saloncito en la planta de subsuelo. Realmente sorprende que un sitio que cuida tanto la carne nos reciba presentando un local tan pequeño, pero realmente es acogedor y sólo es una primera impresión, por supuesto, no se hace nada agobiante, sino, más bien, todo lo contrario.

El servicio está compuesto por dos personas (al menos cuando fuimos nosotros): una chica que se encarga de atender al público y el cocinero. Realmente es más que suficiente, ya que, como hemos dicho arriba, el espacio es lo suficientemente grande como para ser cubierto por una misma persona. También tenemos que hacer mención a la gran simpatía que derrocha, que hizo nuestra estancia muy agradable.

Tras sentarnos, llegó la hora de examinar la carta, la cual, en nuestra opinión, ofrece una variedad adecuada y nos hizo desear probarlo todo, ya que los precios no son excesivamente altos, aunque sí, quizás, un poco elevados, aunque esto tiene su razón de ser, ya que todas las carnes que aquí se ofrecen, como ya hemos comentado más arriba, provienen de ternera Wagyu y eso es de agradecer.

Y es que Pecado Carnal ya es un "viejo conocido" nuestro, ya que, hace tiempo hablamos de él en esta reseña para comentar que en su carta cuentan con una de las hamburguesas más caras que podemos degustar.

Tras varios intentos de elección adecuada, nos decidimos por la que, a priori, era la hamburguesa más sencilla, ya que queríamos comprobar el sabor de una buena carne de Wagyu. A pesar de que en la carta se puede doblar la cantidad carne por un poco más de dinero, nos decidimos por el tamaño normal, de 150 gramos, que, aunque se nos antoja de cantidad justa, el precio ya es lo suficientemente alto como para encarecer más nuestra elección.
Simple, pero deliciosa.La imagen en el plato es la de una hamburguesa de un tamaño adecuado, quizás un poco pequeña, pero justa. al probarla, lo primero que nos llama la atención es el pan, bien tostado y muy rico. Sin duda, todo un acierto por parte del chef. Hay que advertir que no es conveniente abusar de salsas, ya que este tipo de carne tiene, quizás, un sabor menos fuerte, debido, en parte, a la menor cantidad de grasa, así que si no queréis "matar" su sabor, os recomendamos comer la hamburguesa "a pelo". La carne está bastante bien cocinada, aunque nosotros la pedimos poco hecha y nos llegó quizás un poco más pasada de lo habitual, aún así, es bastante jugosa. También es de agradecer el sabor a parrilla, aunque hay que poner una pequeña nota negativa al restaurante, ya que es de gas y pensamos que una carne tan suculenta y exclusiva, bien merece un tratamiento en parrilla de carbón.

Como habéis visto en la imagen de arriba, la hamburguesa va acompañada de patatas gajo y, creedme, no os quedaréis con hambre después de acabar con todas ellas.

En definitiva, Pecado Carnal se muestra como un lugar a descubrir y al que volver varias veces, ya que ofrece un buen servicio, una buena materia prima y la relación calidad/precio es bastante adecuada. En total, otorgamos, sin temor a equivocarnos, un notable alto a este primer restaurante de una franquicia a la que auguramos mucho éxito.

Tras esto, os dejamos con una sorpresa. Nuestro compañero blogero +Luis Rodríguez, de Profundidad de Campo, nos habla sobre su experiencia en el segundo restaurante de la saga Pecado Carnal, situado en la calle Covarrubias.Recomendación Luisete

 

Para más información, visitad el blog: http://pecado-carnal.com/ 

Puntuación: 
3.5
Dirección: 
Calle Fúcar, 9
Madrid Madrid
España

Añadir nuevo comentario