PALADAR URBANO: Auténtico trocito de la cocina callejera venezolana



A veces nos olvidamos que, detrás del halo gourmet que ha llegado a tener nuestra amada hamburguesa, esta fue, en su día, un plato callejero, que se comía sin depositarla en un plato, sin cubiertos (lo cual tiene que seguir vigente en nueustros días) y sin preocuparnos por los ingredientes del pan o del picado de la carne. Sí, ese término tan de moda que es el street food ya se usaba cuando los jóvenes se agolpaban a las puertas de su local o puesto favorito en busca de esa carne emparedada que los volvía locos. Y no sólo hablamos de Estados Unidos, ya que, en Venezuela, como en casi todos los países latinoamericanos, comer en la calle es una tradición. Así llegamos a Madrid, donde los locales de esta controvertida nación florecen cada día más y poco iba a tardar en abrir uno que recogiese esa esencia. Se llama Paladar urbano, está situado en una calle de nombre impronunciable y ofrece un espacio pequeño, pero acogedor, donde degustar platos típicos del país.

Collage Local Paladar UrbanoLa oferta gastro pasa por menús y combinaciones propias de venezuela, aunque también encontramos hamburguesas, pepitos y perros (perritos calientes), consumidos en masa por sus habitantes. Todo con unos precios bastante asequibles

Colla Carta Paladar UrbanoAunque nos sentimos tentados de pedir un poco de yuca o algún patacón, nos fuimos directos a por la hamburguesa, dejando paa otra visita la doble o la triple, que incluyen pollo o una chuleta de sajonia respectivamente, formando unas montañas para morir.

A la mesa nos llegó un patty de 200 gramos con queso bien fundido y una loncha de jamón york, además de la lechuga, el toma y la cebolla; con su chorro de ketchup y mayonesa, pero sin ahogar el conjunto.

Hamburguesa Paladar UrbanoUna combinación sencilla, pero sabrosa, con una carne que puede parecer seca a la vista, pero que acaba resultando jugosa en boca, como si estuviésemos comiendo una albóndiga bien estofada. Su picado es fino, aunque no deja la carnaza en una masa y aunque no preguntan por el punto, nos lo encontramos al más pasado de lo que nos gusta, pero eso no le resta ni un ápice de sabor.

Además, el pan, blandito, no necesita estar tostado y recoge la esencia de la forma en la que se hacen las cosas más allá del océano.

Detalle Corte Burger Paladar UrbanoEs muy curioso, ya que no estamos ante una hamburguesa gourmet, pero los sabores y texturas hicieron que nos relamiésemos y aunque estamos más cerca de la burger de batalla, nos encantó cada bocado que le dimos.

Algo parecido nos pasó con las patatas fritas que acomapañan a la hamburguesa, congeladas, sí, pero ideales para ser remojadas en las salsas caseras que se nos ofrecen, sobre todo en la de ajo y cilantro, que recuerda al mojo canario y con la que seguimos soñando.

Invadidos con la emoción de comer una hamburguesa distinta, nos animamos a pedir un perro sencillo, el básico, con queso en hilos, ketchup y mayonesa (y más papas fritas). No os dejéis engañar por la sencillez de sus ingtredientes, ya que, por 3 €, encontramos una salchicha muy saborsa y un pan humedecido a la perfección, que no se desmorona.

Perro Caliente Paladar UrbanoEl colofón perfecto para una visita que sorprende desde que entramos en un local en que no deberíamos tener muchas expectativas, pero que conquista por la forma de hacer que las cosas más sencillas tengan su encanto. Desde la hamburguesa, con bien de mandanga, hasta el perro más salvaje, aquí se desborda sinceridad y ofrecen exactamente lo que prometen: comida callejera, de la que se puede encontrar en cualquier calle de cualquier ciudad de Venezuela, sin pretensiones, pero cuidando los detalles. Un pedacito del país traído a Madrid, para disfrutar sin postureos.

PRECIO DESGLOSADO DE LA VISITA

1 HAMBURGUESA URBANA: 8.5 €

1 PERRO URBANO: 3 €

TOTAL: 11.5 €

NOTA: BEBIMOS AGUA DEL GRIFO, PERO UN REFRESCO O UNA CERVEZA PODRÍA SUBIR 2-3 € ESTA CUENTA.

Puntuación: 
3
Dirección: 
Calle de Hartzenbusch, 7
28010 Madrid Madrid
España

Añadir nuevo comentario