OH MY GAME: Un paraíso para gamers



Videojuegos, juegos de mesa, clásicos, Fortnite... Esto ha cambiado mucho desde que éramos jovenzuelos y nos reuníamos en torno a una tele que ahora nos parece diminuta para jugar al Mario que formaban los 8 bits de nuestra NES, después llegó la Super Nintendo, la Mega Drive, la Playstation, los juegos masivos por ordenador, etc. El caso es que, si hay algo que siempre ha ido unido a nuestro amor por las hamburguesas, con permiso del cine, han sido los videojuegos y el ocio digital. Pues imaginad si lo juntamos todo en un auténtico templo en el que comer o beber mientras jugamos o vemos cómo lo hacen los expertos en la materia. Ese lugar existe, se llama Oh My Game y toma el relevo de los recreativos de nuestras épocas, dándole una vuelta al concepto, convirtiéndose en un café en el que echar unas partidas al Fifa, jugar al Magic o a lo que se nos ocurra, en un ambiente distendido, con pufs en los que sentarse, pantallas gigantes por todos lados y grandes éxitos de la música japones saliendo de los altavoces.

Collage Local OMGSí, echar una partida al Pang mientras esperamos nuestras alitas de chocobo es toda una experiencia. Y es que la carta está dividida en niveles, como los juegos y en cada uno de ellos, entrantes, platos principales, bebdias, etc, todo con nombres alusivos a los personajes de los videojuegos que hacen que nos quedemos sin pulgares. De precios está bastante bien, con un menú por 8.5 € que incluye todo lo necesario para salir rodando, aunque la carta ofrece algunas sorpresas, como rebajarse todo a 3 €, que es lo que nos pasó cuando realizamos la visita.

Collage Carta OMGAnte estas ofertas, no dudamos en pedir variado, así que comenzamos con unas Patatas Triforce, con bacon, cuatro quesos y salsa ranchera, gratinado todo al horno y en una ración más que contundente. Sin ser una maravilla gourmet, tienen un buen sabor y no dejan de sorprender, ya que están, dentro de sus límites, bastante cuidadas.

Patatas con Bacon OMGTambién quisimos probar las alitas de chocobo y aunque pensábamos que íbamos a ver los muslitos fritos de este bicho del Final Fantasy, nos llegaron las clásicas de pollo, muy bien cocinadas y jugosas, con un toque picante y acompañadas de nachos y salsa barbacoa. Progresa adecuadamente todo.

Alitas OMGAhora pasamos a la hamburguesa, sacada de Monkey Island y con el nombre de nuestro pirata favorito, la LeChuck lleva en su interior queso, cebolla, salsa barbacoa y nachos. Sencilla, pero efectiva, con un panecillo que es el protagonista, esponjoso, sin aportar mucho dulce para ser de brioche y de buen calibre, eso sí, sin tostar.

Hamburguesa OMGEl punto negativo se lo lleva la carne que, aunque ofrece una buena textura, viene cocinada en exceso y carece de un sabor de locura. Se deja comer, pero le pediríamos un poquito más. No hace falta irse a lo gourmet y a la vaca madurada para contentarnos, pero sí que se debería cuidar un poquito más este aspecto de una burger que cumple, pero que tiene un potencial mucho más grande.

Detalle Corte Burger OMGTambién pasó por nuestras fauces el Assasin's Brie, un bagel muy british con bacon, queso Brie y cebolla caramelizada, con bien de todo y un cerdo ahumado rico y crujiente. No se le puede pedir más a este bocadillo con agujero que nos encantó. Contundencia y grasa a partes iguales. Y como ocurre con la hamburguesa, acompañado de patatas fritas de bolsa, decentes, pero sin más.

Bagel OMGEn definitiva, este Oh My Game nos ha alucinado y aunque la comida puede mejorar un poquito, es el contrapunto adecuado para quedarse escuchando música, recordando nuestros tiempos mozos o probando los últimos videojuegos que salen al mercado, aunque también es un lugar estupendo para quedar y hablar al son de la sintonía de Dragon Ball y sacar todo el frikismo que llevamos dentro. Buen espacio, servicio simpático y el aliciente de los juegos cubren algunas carencias, de las que casi nos olvidamos y que harían subir al local a niveles estratosféricos.

PRECIO DESGLOSADO DE LA VISITA

1 PINTA DE CERVEZA: 3 €

1 REFRESCO: 2.3 €

1 PAPATAS TRIFORCE: 3 €

1 ALITAS DE CHOCOBO: 3 €

1 HAMBURGUESA LECHUCK: 3 €

1 BAGEL ASSASIN'S BRIE: 3 €

TOTAL: 17.3 €

Puntuación: 
3
Dirección: 
Calle de Luchana, 25
28010 Madrid Madrid
España

Añadir nuevo comentario