NEW YORK BURGER CASTELLANA: La hamburguesa reina (por fin) en Azca.


Cuando nos enteramos de que New York Burger abría su tercera sucursal casi damos saltos de alegría y ya cuando vimos que se plantaban en plena Castellana, en una zona donde están proliferando los restaurantes como setas, no pudimos más que aplaudirles y esperar pacientemente a que las obras terminasen. 
El momento llegó estas pasadas Navidades y el nuevo New York Burger abría sus puertas en el Paseo de la Castellana, 89, ubicación que no nos puede parecer más acertada. En Azca han florecido últimamente varias ofertas gastronómicas interesantes como Maki, Lateral, Dionisos o Wagaboo pero las hamburguesas que nos quedaban más cerca se ceñían prácticamente a las de TGI Friday's o a las del propio New York Burger de la calle General Yagüe. Así que, en nuestra opinión, esta nueva hamburguesería de la capital no podría haber llegado en mejor momento.

El local, diseñado por la interiorista Isabel López Vilalta, nos parece sencillamente sublime. Muy amplio, con dos pequeños salones al principio y al final del restaurante repleto de mesas pequeñas, perfectas para parejitas; y una zona central alargada de mesas largas, ideales para grupos de hasta 10 personas.

La decoración es sobria pero a la vez acogedora, de tonos oscuros y claros que combinan a la perfección y en la que destacan unas grandes lámparas en forma de red, que nos parecen de lo más original. Además, hay un detalle que no se nos escapa: sabemos que cuando llegue la primavera van a poner una terracita orientada hacia la Torre Picasso, que no va a hacer más que las delicias de los currantes de la zona, que van a poder zamparse una de las mejores hamburguesas de Madrid al solecito.
En esta ocasión, tuvimos la suerte de poder ir acompañados de un puñado de amigos y blogueros del mundo gastronómico, a los que intentamos contagiar nuestro amor por ese amor entre dos panecillos, por lo que pudimos hacer un testeo bastante profundo de la nueva carta. Aunque ésta tiene pocas variaciones, sí nos comentaron que han incluido algunos postres sin gluten para el público celiaco, muy cuidado siempre por New York Burger, que incluso tiene sus hamburguesas especiales para ellos.
Así que empezamos por unos entrantes bastante contundentes para luego seguir con una de sus hamburguesas y finalizar con unos postres espectaculares, todo ello regado con unas cervezas americanas de importación, que no os podéis perder si os pasáis por allí.
Abrimos boca con unos New York Nachos, unas deliciosas tortillas de maíz, con queso derretido, frijol, pico de gallo, crema agria, guacamole y jalapeños, que ya pudimos probar en anteriores ocasiones. Ya veis que la ración sigue siendo más que generosa en todo y la combinación de ingredientes no se nos ocurre más perfecta que esta para empezar.
Continuamos con las Alitas de pollo con salsa BBQ, que ya habíamos probado otras veces y que cada vez nos gustan más. Os aseguramos que son casi las mejores que hemos probado hasta el momento. El sabor a ahumado realmente marca la diferencia con el resto de platos similares que podemos encontrar por la ciudad.
La cosa siguió para mejorar hasta un punto que muchos no sabíamos. Y es que cuando piensas en New York Burger pocas veces se te viene a la cabeza que te puedes zampar un costillar de cerdo a la brasa regado de salsa Bourbon como el que nos presentaron. Era sencillamente espectacular, una carne como hacía tiempo que no comíamos, tan jugosa que casi no hacía partirla con el cuchillo. Creemos que aquí radica uno de los puntos de calidad de este restaurantes y es que, como os decimos, tienen la posibilidad de ahumar la carne y el sabor que este proceso da es muy difícil de encontrar en otros lugares.
Para acabar con los "entrantes", probamos un New York Steak de 300 gramos (lomo de vaca rubia gallega) y repetimos el Solomillo de 250 gramos. La verdad es que los dos estaban tan sabrosos y tan perfectamente hechos que no sabemos con cuál de los dos quedarnos. Ya veis que ambos vienen acompañados de unas buenas y ricas patatas fritas y servidos en grandes cantidades.
Por si esto era poco, llegó el turno de lo importante, y cada uno eligió su hamburguesaza. La decisión en New York Burger nunca es sencilla ¡y lo que nos gusta! Puedes confeccionarla totalmente a tu gusto, pudiendo elegir entre diversos tamaños de carne (hasta los 500 gramos), la guarnición (desde las opciones más sanas hasta las chips de toda la vida) y el tipo de pan, con variantes tan interesantes como la focaccia o el pan de cereales o con semillas de amapola.
Nosotros, esta vez, decidimos innovar y decantarnos por una interesante Park Avenue de 250 gramos con foie, un toque de cebolla caramelizada y tomate, para la que elegimos pan de cereales y patata al horno con salsa de la casa; y una hamburguesa Soho también de 250 gramos regada de salsa BBQ, con queso americano, bacon crujiente y aros de cebolla a la que pusimos pan de amapola y patatas fritas.
¿Qué os vamos a decir de estas hamburguesas? La carne sigue manteniendo ese sabor excepcional y está perfectamente cocinada, como siempre cuidando hasta el más mínimo detalle, incluso el camarero se queda a comprobar si el punto se adecua a aquello que has pedido. A nosotros este gesto nos parece que no hace más que denotar el mimo con el que aquí se hacen las cosas.
Para nosotros, estos 250 gramos son realmente ideales para el pan de New York Burger. Cualquiera de los panes que hemos probado hasta el momento nos los han servido ligeramente tostado, han aguantado sin problema el jugo de toda la hamburguesa y, sencillamente, nos han encantado.
Aquellos amantes del foie disfrutarán a rabiar de la Park Avenue, que desde aquí recomendamos desde YA. La combinación del sabor ahumado de la carne con el del foie hace que esta sea una de las mejores hamburguesas que hayamos tomado hasta el momento.
Si estáis algo cansados de tomar patatas fritas como acompañamiento, dejaos llevar por la patata al horno con salsa de la casa a base de queso mascarpone. Nos sorprendió muy gratamente y, sin duda, es una opción a tener en cuenta si os gusta innovar un poco.
Y sí, teníamos hueco para poco más, pero acabamos pecando y no nos pudimos resistir a la estupenda selección de postres de New York Burger, que vemos que se ha ampliado aún más. No sabríamos decir cuál nos gustó más y tenemos el corazón partío entre la Tarta de chocolate y galleta Oreo y la Carrot Cake.
En resumen, para acortar, New York Burger sigue estando, aún más si cabe, en el podio hamburguesero de Madrid y parece que está dispuesto a conquistar la primera posición a base de su buen hacer. La calidad de los ingredientes, el sabor a parrilla de su hamburguesa, la decoración elegante y acogedora de sus locales emplazados en las mejores zonas de la capital, unos precios más que contenidos y un servicio exquisito no puede más que hacerles seguir cosechando éxitos.
Desde aquí damos las gracias de nuevo a todo el equipo de New York Burger y les deseamos la mayor suerte en esta nueva andadura.
Puntuación: 
4.5
Dirección: 
Paseo de la Castellana, 89
28046 Madrid Madrid
España

Añadir nuevo comentario