MEDIAVUELTA FACTORÍA SOCIAL: Nos rendimos ante los placeres de la carne en esta segunda visita



La primera vez que nos dejamos caer por Mediavuelta Factoría Social, salimos igual de enamorados que de saciados, a pesar de comprobar en los comentarios que había mucha gente a la que le despertaba un gran odio (no sabemos los motivos). El caso es que ya soñábamos con una segunda visita, para comprobar cómo le sienta el paso del tiempo a este chalet, situado en una urbanización perteneciente a Valdemorillo, donde disfrutar de carnazas a la brasa mientras nos deleitamos con las vistas que nos ofrece su terraza o las decoraciones en forma de graffiti  que nos rodean.

Collage Local MediavueltaLa carta sigue siendo grande, enorme más bien, con entrantes de lo más variado, carnazas por doquier, pizzas y DOS PÁINAS dedicadas a nuestras amadas hamburguesas, en las que podemos elegir el peso (200, 400 o 600 gramos), tipo de pan (clásico, mollete o blanco con pipas), el acompañamiento (patatas fritas con queso y bacon o asada) y el tipo de carne (ternera, pollo o cerdo); además, la oferta se completa con creaciones de la chef y unos cuantos postres, a cada cual más bestia. Los precios nos pueden resultar algo elevados, a primera vista, pero con el paso del tiempo, vemos que son adecuados para las calidades, cantidades y el lugar en el que nos encontramos. Pero lo mejor es que, al hacer la reserva a través de Facebook, nos obsequian con una botella de cava, que marida a la perfección con casi todo lo que pidamos, damos fe ;)

Collage Carta MediavueltaComo ya sabemos que, cada vez que venimos aquí, salimos alucinados y ya conocemos las croquetas de la casa, vencimos la tentación y probamos el queso Brie rebozado, con el que morimos de placer al primer bocado. Muy bien fundidos, en buenísima ración y con un crujiente que nos volvió locos, con el que, si no fuera por las siguientes elecciones, habríamos repetido sin pensarlo.

Queso Brie Frito MediavueltaMientras nos seguíamos relamiendo, llegaron nuestras burgers. Empezamos con una de 200 gramos de carnaza, cocinada al punto y con un anillo de queso de cabra pasado por la plancha, campiñones, lechuga y tomate o lo que es lo mismo, la opción número 6 de la carta.

Burger Queso de Cabra MediavueltaNotamos que hay algo diferente en la carne, que ahora tiene una textura más mantequillosa, más casera, posiblemente debido a un picado más fino, aunque deja pasar el calor por su interior y permite que su cocinado sea uniforme e ideal. Quizás sí que echamos en falta un poquito más de condimento para potenciar un sabor a carnaza ya presente en cada bocado. El queso de cabra, al estar pasado por la plancha, deja de ser el mazacote que podemos encontrar cuando se usa y los champiñones, en su justa medida, aportan ese poquito de textura que nos encanta.

Para esta elección, pedimos un pan de mollete blanco, viejo conocido, sin tostar y bandito, que resiste perfectamente los jugos de todo el conjunto.

Atención, porque ahora viene la locura del día. Como ya conocíamos muchas variedades de Mediavuelta, nos animamos a invocar a una hamburguesa "clásica" y que ya nos enamoró en nuestra primera visita, es decir, la número 2 (como si de un malo de James Bond se tratase), lo que viene a ser, además de la consiguiente carne, panceta y jamón serrano, ni más ni menos, pero multiplicado por tres, es decir, que la pedimos de 600 gramos y lo que nos llegó fue algo así.

Triple Burger Panceta MediavueltaUn sueño húmedo para los más carnívoros, que nos dio problemas para acabar con ella. Con la carnaza poco hecha y el jamón ligeramente pasado por la plancha, lo que aumentó el nivel de sal y casi llegó a molestarnos, pero seguimos adelante, deleitándonos con una panceta en su punto y pan americano que, aunque fresco, no pudo con la envergadura de ingredientes que abrazaba. Os aseguramos que hacía mucho que no disfrutábamos tanto. No fue un reto oficial, pero sí personal.

Detalle Corte Burger MediavueltaAunque se puede elegir entre patata asada o fritas con queso y bacon, nosotros nos fuimos a por estas segundas en ambas burgers y aquí sí que tenemos que dar un pequeño tirón de orejas a la cocina, ya que las encontramos un poco más grasosas de lo que nos gustaría, a lo que sumamos ese bacon y ya os podéis imaginar el resultado. Aún así, estaban ricas, cortadas en bastones y absolutamente caseras. Fue una lástima este detalle, porque podrían haber sido perfectas.

A estas alturas, pensaréis que nos quedamos a dormir en uno de los sofás del salón, pero no, nuestro espíritu de disfrutones todavía dio para pedir un postre o una locura, consistente en un buen trozo de brownie con dos bolas de helado y sendos huesitos blancos como barrera entre los cuerdos y los locos. Ideal para compartir y no morir en el intento.

Brownie Huesitos MediavueltaCon un bizcocho suave y esponjoso y unos helados cremosos, cada cucharada supone un paso más hacia el éxtasis, aunque os costará terminar con él, porque entre el tamaño y todo lo ingerido previamente, vuestro estómago os devolverá a la realidad.

En definitiva, esta segunda visita a Mediavuelta Factoría Social nos confirma el buen hacer de sus creadores y todo el simpático equipo que aquí trabaja, con opciones para todos los gustos y un ambiente como para quedarse el tiempo que haga falta (a lo que ellos mismos animan todo el rato). Sin duda, se trata de un lugar ideal para comer o cenar en pareja o acompañados de amigos y celebrar algo especial. Pero ojo, que si sois de los que coméis por los ojos, os podéis llegar a sentir abrumados ante las cantidades que aquí se manejan.

PRECIO DESGLOSADO DE LA VISITA

1 QUESITOS DE BRIE EMPANADOS: 12 €

1 HAMBURGUESA NÚMERO 6 (200 GRAMOS): 13 €

1 HAMBURGUESA NÚMERO 2 (600 GRAMOS): 21 €

1 BROWNIE CON HUESITOS BLANCOS: 10.5 €

TOTAL: 56.5 €

Puntuación: 
4
Dirección: 
Av. Cazadero Real, 11 (Urbanización Pino Alto)
28210 Valdemorillo Madrid
España

Comentarios

Llevo tiempo con ganas de ir pero ser tan vagurrio para coger el coche hasta alli me para. Tendré que hacer fuerzas un dia y no pensarmelo.

Me ha encantado mucho vuestro post, la verdad es que el lugar es increíble y puedes estar allí todo el tiempo que quieras sin prisas, Somos de un pueblo cercano y vamos como una vez al mes y nos ponemos hasta arriba de comida

Añadir nuevo comentario