LITERATURA HAMBURGUESERA: Aprendemos a hacer burgers muy frikis



Los cocineros escriben libros de cocina, hasta ahí bien. Sin embargo, cuando el cocinero se autodeclara geek y/o friki y decide escribir un libro de cocina, podemos dar por sentado que el resultado será algo más que el habitual listado de recetas, ordenadas alfabéticamente o por tipo de plato.

Portada GastronoweekLos dos autores del libro que hoy nos ocupa se declaran geeks. Amantes y auténticos eruditos de la cultura pop, en sus manifestaciones cinematográficas y literarias. Consumidores de cómics y manga. Dos tipos que crecieron y se alimentaron de todo el imaginario ochentero, de personajes de libros ya míticos y películas que muchos tenemos grabadas a fuego en nuestro subconsciente. Thibauld Vilanova y Maxime Léonard decidieron viajar a través de sus recuerdos de adolescentes con lo que mejor saben hacer: cocinar. Gastronogeek es, ante todo, un libro valiente. Atrevido. Irreverente, incluso. Que se lanza a imaginar platos tejidos con los mimbres de las historias y los personajes de ficción con las que crecimos. Y el resultado es increíblemente bonito. Uno de esos libros que, aunque nunca te lanzaras a hacer alguna de sus recetas, ya se disfruta simplemente mirando sus páginas.

Apartados GastronogeekY es que lo primero que llama la atención al tenelo en las manos es su aspecto. Está muy cuidado visualmente. Fotos espectaculares de los platos, y una maquetación cuidadísima. Gastronogeek está estructurado en cinco áreas o temáticas: ciencia ficción, fantasía, manga, terror fantástico y cómics. Dentro de cada área, se recogen tres secciones y  en cada una de ellas, un menú completo, con entrada, plato principal y postre. Un total de cuarenta y dos recetas con tres niveles de dificultad y mucho material complementario para ayudar a los lectores más inexpertos: glosario de términos culinarios usados en las recetas, técnicas, consejos y trucos, productos de temporada…

Plato GastronogeekNo sólo las composiciones fotográficas de cada recetas están llenas de referencias geeks a cada libro o película, sino en que las explicaciones de la preparación de los platos, los autores meten pequeños guiños más allá de las habituales "cortar en juliana" o "meter al horno a 180ºC durante media hora". Por suerte, la traducción al español es bastante correcta (los autores son franceses), lo cual se agradece y aumenta el placer de su lectura.

Burger GastronogeekEn un libro con Regreso al futuro entre las películas elegidas como iconos pop, no podía faltar una receta de hamburguesa. Una espectacular mezcla de carne de vacuno con jengibre, perejil, pimientos y parmesano. Y para acompañar, las patatas en vez de fritas, al horno. De postre, el Macfly cheesecake, fácil y realmente tentador…

Pero como no sólo de hamburguesas vive el geek, en la parte dedicada al Doctor Who tenemos un delicado soufflé de queso y almendras o un fish and chips de lo más londinense y también de lo más deconstruído…

Souffle Imposible GastronogeekCremas reconfortantes de calabaza a la Harry Potter, brochetas de buey muy acordes con la dieta que debía llevar Conan el Bárbaro, ramen de Dragon Ball, rosbif transilvano (sí, bastante sangrante) en la parte más terrorífica… Un montón de recetas evocadoras que hacen de la expresión "comer con los ojos" una realidad.

Corazón Sangriento GastronogeekUn guiño a nuestra adolescencia, un festin para la vista y una invitación a atreverse a jugar, como lo han hecho los autores del libro. Con imaginación y nostalgia.

Añadir nuevo comentario