LIMBO: El restaurante de hostel malasañero con mucho pollo asado



Malasaña ya no puede ser más guay. En, prácticamente dos manzanas podemos comer peruano, norteamericano, español, de bareto tradicional, de lo más sofisticado, etc. Esto hace mucho que se nos fue de las manos y cada vez resulta más complicado satisfacer las ansias de originalidad de la gente que aquí vive o que elige el barrio para hacer vida (o dejarse crecer la barba). Pues, con esta premisa, el Grupo La Musa se ha liado la manta a la cabeza y ha abierto un restaurante muy cuco, que nos recuerda a los cientos que podemos encontrar en Londres, con un estilo urbano e industrial y enclavado en un hostel de reciente apertura. Su nombre, Limbo, es la antesala de un espacio grande y bien aprovechado, donde los grifos de cerveza, el enorme horno para asar pollos y una plancha en la que hacer el resto de comida, no dan la bienvenida, siempre con un rollito informal.

Collage Local LimboEste tono informal se ve, también, en la carta, con el pollo asado como protagonista y unos pocos más de platos componen lo que será nuestra experiencia gastronómica. Tres entrantes, tres principales y algún postre, eso es todo, con precios ajustados, pero con cierto afán de salirse de lo normal.

Collage Carta LimboContagiados del espíritu casero, nos lanzamos a por las croquetas de pollo y jamón más caseras que hemos probado últimamente. El sabor a ave es realmente brutal y la bechamel, aunque no es tan melosas como nos gustaría, está estupenda, sobre todo con el crujiente del rebozado, que es espectacular. Sin duda, merece la pena visitar Limbo sólo por estas bolitas de felicidad.

Croquetas LimboAhora pasamos a las cosas entre panes, como el brisket, esas tiras de pecho de res que, aquí, sirven cocidas, en vez de ahumadas y que, salvando ese detalle, está bastante rico, no por la calidad de la carnaza, que también, sino por la sabiduría a la hora de combinarlo con el resto de ingredientes. El pepino sazonado con pimienta, la cebolla, los pimientos... Todo juega estupendamente para conseguir un bocado delicioso en el que, curiosamente, ese brisket es, quizás, la parte más débil del conjunto.

Bocadillo Brisket Limbo

Seguimos entre panes con la única hamburguesa de la carta y que, al igual que el bocadillo, se sirve con un panecillo irregular, como un bocata, ligeramente tostado y blandito, ideal para agarrar con fuerza e hincarle el diente. Aunque aquí las cosas no son tan bonitas como con el anterior plato, debido a la carnaza, que encontramos demasiado compacta y algo carente de sabor. Nos consta que el proveedor es La Finca y no, no es que les tengamos manía, pero parece que la calidad está bajando y no sabemos si es por los propios animales que ellos mismos crían o por la forma de tratar la materia prima, pero lo que está claro es que, según el comentario unánime de la mesa, con otra carne, esta burger sería de las de morir de placer.

Hamburguesa LimboCocinada con mucho arte, el queso fundido es el gran protagonista a la vista y el chimichurri al gusto, ya que invade todo con un sabor potente, al límite de lo salado y ambos, por sí solos, consiguen el máximo de puntos, robándole el resto a esa carne que, aunque con un punto bien conseguido, nos deja bastante fríos.

Detalle Corte Burger LimboEl lado malo son las patatas fritas, que se tienen que pedir aparte, con la consiguiente subida en el ticket, cosa que no nos llega a convencer, ya que, por mucho que algunos tragones se empeñen en decir, una hamburguesa necesita algún complemento para que nuestra experiencia sea completa.

Así que, como conclusión, os diremos que en Limbo tenemos un gran sitio, con el pollo asado como principal reclamo y unas croquetas que da gloria verlas y comerlas, pero que patina un poco con las carnes, concretamente la de la hamburguesa, demostrando la tendencia que venimos observando de poner, al menos una, en la carta, con el objetivo de atraer clientes, pero sin cuidar todos los detalles. Una lástima que hace bajar algunas décimas a una experiencia estupenda, con un local súper chulo y un servicio la mar de simpático. Sin duda, volveremos, aunque a probar otras cosas.

PRECIO DESGLOSADO DE LA VISITA

1 BOTELLA DE AGUA: 2.6 €

1 CROQUETAS DE POLLO: 6.5 €

1 BOCADILLO DE BRISKET: 9 €

1 HAMBURGUESA: 9 €

TOTAL: 27.1 €

Puntuación: 
3.5
Dirección: 
Calle de San Mateo, 3
28004 Madrid Madrid
España

Añadir nuevo comentario