LALINA GASTROBAR: Fusión, hamburguesas y mucho teatro



Mamá, quiero ser artista. Eso es lo que debió de decir en casa el chef de Lalina cuando ideó la carta de este local colindante al Teatro de La Latina, en el que las referencias a este noble arte se respiran desde que entramos, con alusiones a la gran Lina Morgan, ex propietaria de dicho escenario y una decoración barroca, como si nos hubiésemos subido a las tablas a interpretar alguna de sus míticas representaciones.

Collage Local LalinaSí, "la tonta del bote" no sólo está presente en la decoración, sino que la carta cuenta con platos nombrados como sus obras más famosas, pero esconde sorpresas en cada especialidad, ya que estamos ante una cocina de inspiración oriental, fusionada con platos castizos y alguno que otro que no podía faltar, como nuestra querida hamburguesa. La verdad es que llama la atención la variedad y la propuesta, pero no los precios, que se mantienen en la media, haciendo que nos parezca aun más atractiva. Y ojo, que los fines de semana ofrecen un brunch bastante jugoso por 19 €.

Collage Carta LalinaPara ir entrando en materia, quisimos comprobar esas influencias asiáticas, nos lanzamos a probar el tataki de atún, todo un must que aquí se presenta casi en forma de aperitivo para compartir, ya que fue la ración menos espectacular (de cantidad) de las que nos llegaron a la mesa. Pero salvo por este detalle, encontramos un producto a la altura, con un sabor fino y agradable, que se deja comer sin pensarlo mucho.

Tataki de Atún LalinaActo seguido, nos fuimos a por los baos fusionados a lo loco, destacando uno con calamares, otro de cocido a la asiática (que nos flipó) y otro vegetariano, con mucho curri picante. Los dos primeros, muy crujientes, nos encantaron, uno por sabor y otro, además, por su curiosa combinación. Eso sí, todos van con tantísimo relleno, que el pan bao no se puede ni agarrar (¡ole!); por cierto, éste ofrece una textura ideal.

Collage Baos LalinaOs reconocemos que no teníamos mucha fe en la burger de Lalina, quizás por las fotos que habíamos visto o tal vez porque en un local de estas características nos solemos encontrar un producto poco trabajado, puesto en la carta como reclamo por moda. Pero lo que nos llegó nos dejó gratamente sorprendidos. La apuesta por un pan fino, crujiente, es arriesgada, pero aquí se aprueba con creces, ya que aporta ese crunchy súper chulo que nos acompaña a cada bocado.

Hamburguesa LalinaA simple vista, la carne parece carbonizada en su exterior, pero es sólo eso, imagen. En boca resulta melosa y jugosa, aunque sí que apreciamos un picado demasiado fino. Va muy bien con el queso de cabra, cortado en su justa medida y la cebolla pochada. El punto negativo se lo lleva el tomate, demasiado grueso para nuestro gusto y el bacon, quizás algo menos cocinado de lo normal, lo que hace que pierda presencia. Pero en general, tenemos un bocado a la altura de las expectativas.

Detalle Corte Burger LalinaComo acompañamiento tenemos unos chips de yuca muy crujientes, que nos hacen salir de las patatas fritas de siempre, pero sin echarlas de menos en exceso. Lo mejor es juntarla con un poquito de la cebola morada cruda que siempre se cae del conjunto ;)

Al ojear las opciones de postre, hubo uno que nos llamó poderosamente la atención y tuvimos que probarlo. Se trata de la tarta de queso azul. Una porción muy cremosa, que viene crujiendo por unos peta zetas espolvoreados y un poquito de semillas de amapola. Al probarla no notamos ese puñetazo de sabor de este tipo de quesos, lo cual es de agradecer en un postre, aunque sí que nos gustó, sobre todo la base de cookies. Una manera diferente de acabar.

Tarta de Queso Azul LalinaEn definitiva, en Lalina nos hemos llevado una sorpresa my digna en un local que parecía estar destinado al fracaso, pero en el que sus nuevos dueños han sabido jugar y ofrecer una carta curiosa y adecuada al público que deambula por la zona en busca de algo nuevo y original. Ideal para tomar algo después de una función de teatro o como punto de encuentro para comenzar una noche que nadie sabe cómo acabará.

PRECIO DESGLOSADO DE LA VISITA

1 BOTELLA DE AGUA GRANDE: 3 €

1 TATAKI ESPECIAL DE ATÚN: 17.5 €

1 BAO DE CALAMARES: 5.5 €

1 BAO DE COCIDO A LA ASIÁTICA: 5 €

1 BAO VEGETARIANO: 5€

1 HAMBURGUESA: 13 €

1 TARTA DE QUESO AZUL: 5 €

TOTAL: 54 €

Puntuación: 
3.5
Dirección: 
Plaza de la Cebada, 2
28005 Madrid Madrid
España

Añadir nuevo comentario