LA KIKA: ¡No se duerman en los laureles!



La Kika es uno de esos lugares que han resonado en nuestros oídos pero que, por unas cosas o por otras, siempre ha acabado convirtiéndose en un imposible. Pues bien, recientemente tuvimos suerte y pudimos conocer, al fin, este local situado en pleno barrio de Chueca, donde la competencia hamburguesera comienza a ser más que un detalle gastronómico. Al llegar vemos un salón más bien pequeño, con mesitas bajas y una decoración agradable, que respira buen rollo por todos lados.

Collage Local La KikaEn la carta podemos encontrar de todo, desde un menú decente, hasta unas empanadillas polacas y pasando, como no podía ser de otra forma, por nuestras queridísimas hamburguesas. Una variedad interesante, aunque nos hace plantearnos eso de "el que mucho abarca...". En cuanto a los precios, encontramos un nivel asequible, sin pasarse, lo cual siempre es un alivio y más por estos lares.

Collage Carta La KikaComo somos así y nos gusta probar cosas, nos lanzamos a por esas empanadillas polacas o Pierogi, que se encuentran a medio camino entre las gyozas, ya que son hervidas como éstas y nuestras empanadillas de toda la vida. Rellenas de una carne que nos pareció un poco seca, pero rica, acompañada por esa salsa de pesto suave y la masa en su punto. Un descubrimiento que merece mucho la pena por su originalidad y exotismo.

Empanadillas Polacas La KikaTras esto y con la ilusión bastante alta, pasamos a las hamburguesas. En primer lugar, la de guacamole, pico de gallo y unos jalapeños que nos avisaron, al realizar la comanda, que no existían. Encontramos una carne (de ternera blanca) muy cocida, como precocinada y picada en exceso. Es una lástima encontrar estos fallos, ya que es muy fácil y barato tener carne de calidad y un carnicero de confianza que te la sirva. Por otro lado, el guacamole nos resultó más ácido de lo normal, llevándose el protagonismo por goleada y dejando al pico de gallo en mero espectador.

Hamburguesa Guacamole La Kika

En cuanto al punto de la carne y a pesar de pedirla poco hecha, nos llegó más bien pasada, debido, posiblemente a que ese picado tan fino, que no hace más que acumular calor y consumirla por dentro.

Detalle Corte Burger La KikaEl pan es otro detalle que no nos convenció ya que, aunque tenía buena presencia, estaba tostado por dentro y por fuera, en exceso, lo que le daba una rigidez un poco incómoda. Aún así, no se desmoronó en ningún momento, lo cual es de agradecer.

La otra contendiente fue la hamburguesa de queso y bacon que, sorprendentemente, nos llegó un poco mejor de punto, aunque cometiendo los mismo errores, a los que hay que sumar un bacon demasiado poco cocinado y correoso. El queso, por su parte, estaba bien fundido o al menos se intentó en cocina.

Hamburguesa Bacon La KikaEl punto agradable lo aportan las patatas, de tipo dipper, aunque, una vez más, no vienen acompañadas de ninguna salsa para remojarlas. En buena cantidad de ración y de buen sabor, son unas grandes acompañantes para unas burgers a las que se les podría pedir un poquito más.

En definitiva, los chicos de La Kika parecen estar un poco dormidos en cuanto a burgers se refiere y detalles que marcan la diferencia son pasados por alto en un local agradable y acogedor, con un servicio súper amable y unos precios acordes. Ante la feroz competencia de la zona, deberían plantearse ciertos puntos para poder aguantar las embestidas de sus vecinos.

PRECIO DESGLOSADO DE LA VISITA

1 ZUMO DE TOMATE: 2.5 €

1 BOTELLA DE AGUA: 1.5 €

1 PIEROGI: 8.2 €

1 HAMBURGUESA DE QUESO Y BACON: 9.8 €

1 HAMBURGUESA DE GUACAMOLE: 9.2 €

TOTAL: 31.2 €

Puntuación: 
3
Dirección: 
Calle Libertad, 17
28004 Madrid Madrid
España

Añadir nuevo comentario