KUOCO 360 FOOD: Un giro con el que se nos fue la olla



En zona de Chueca hemos visto un escaparate de un restaurante bastante interesante y no tardamos en buscarlo por las redes para saber de él, Kuoco 360 Food. Al entrar por la puerta, mejor dicho intentarlo, ya que tienen dos puertas una a continuación de la otra de cristal muy juntas, nos encontramos un local algo más apagado lumínicamente de lo que estamos acostumbrados en este tipo de restaurantes, con una decoración bastante mínima, sin que nada nos distraiga de lo que vamos a vivir.

Collage Local KuocoPara ponernos en contexto, se trata de un restaurante de fusión que combina diferentes ingredientes en sus platos, no con saturación de estos, sino elegidos con cautela para darte una explosión de sabores y te saque una sonrisa de oreja a oreja. Y así se aprecia en la carta, dividida en platos para compartir y principales, aunque casi todos se pueden dividir en medias raciones. Los precios no están mal, sobre todo cuando nuestras elecciones llegan a la mesa y vemos la dimensión de las mismas.

Collage Carta KuocoComenzamos con un Wonton crujiente, es decir, una especie de empanadilla china crujiente, rellena de pastor meloso y cubierto de mojito de piña picoso y cilantro, en el cual se nos recomienda exprimir el gajo de lima que incluye el plato y después meterlo en la boca de un bocado o dos, para exprimir todo el potencial de sabores explorando el toque ácido y dulce a la vez. Tenemos que decir que si vienes aquí, tienes que pedirlo sí o sí, porque ese contraste de sabores dulces y salados es único.

Wuantun KuocoNada más terminar con esto y gracias a un servicio atento y eficaz en todo momento (a pesar de tener el local lleno), nos llega nuestra siguiente elección, un ceviche frito de corvina con leche de tigre de ají amarillo, lo cual le confiere un picante delicioso y los típicos camote y choclo, que aporta ese crujiente en boca que hace que no podamos parar de comerlo. Otro plato muy bien equilibrado y en muy buena ración.

Ceviche Frito KuocoY antes de que llegase a nuestra mesa nuestra amada burger (motivo por el que estuvimos aquí), probamos los gnoccis de arroz con ragú de ternera, shitake, parmesano y albahaca thai. Si os gusta este tradicional plato, esta vuelta de tuerca os entusiasmará, ya que la textura glutinosa de los gnoccis conjuga muy bien con la carne y la salsa, haciendo que sea un vicio difícil de olvidar.

Gnoccis de Arroz Kuoco
Pero el gran momento fue cuando nos llegó la hamburguesa. Se nos abrieron los ojos como platos y tuvimos esa sensación de hacerse la boca agua cuando ves algo maravilloso a simple vista, con ganas de hincarle el diente. Ya venía cortada a la mitad, sobre un soporte de mimbre que retiramos para poder manejarla mejor.

Hamburguesa de Panceta KuocoSólo tienen un tipo de burger, de panceta laqueada y dada su preparación entendemos que no nos preguntasen el punto de la carne, ya que está elaborada a baja temperatura durante 8 horas. No obstante la carne estaba en su punto perfecto, se nota que lo han calculado a la perfección y encima se nos presenta laqueada con una miel de salsa hoisin (típica salsa china parecida a la barbacoa). De abajo a arriba llevaba aguacate, criollita peruana, la panceta laqueada, cebolla roja muy delgada, cilantro, ají (que le confiere un punto ligeramente picante) y un toque de lima. Y coronado todo, un huevo frito con puntillita, consiguiendo un crujiente extra que se agradece

Detalle Corte Burger KuocoNuestra experiencia nos dicta que hay que dar una oportunidad a toda hamburguesa que se atreva a romper con lo establecido y en Kuoco se han atrevido, consiguiendo una combinación entre un bao asiático y una hamburguesa tradicional que es todo un acierto. Con el primer bocado, no muy suculento, cierras por un momento los ojos y sientes sabores nunca antes concebidos, por lo menos nosotros, en una hamburguesa. El pan, tipo brioche, dulce, pero no demasiado y fantásticamente tostado nos demuestra que estamos ante una de las hamburguesas TOP de Madrid, tanto por su originalidad, estructura de materia prima y calidad. Echamos en falta algún queso, tipo parmesano, para darle un toque más cremoso, que le puede venir muy bien. 

Finalizando nuestra visita a Kuoco, nos lanzamos a por la tarta de Nutella, también llamada Chocolover. Un delirio para golosones y amantes del chocolate, muy, muy cremosa, que contrasta con un crujiente, al estilo cheesecake, que se nos quedó un poco duro. Pero lo mejor, las "palomitas" de marshmallows que la acompañan. Una locura inmejorable para terminar.

Tarta de Nutella KuocoLa sorpresa vino, como adelantamos, en que nos cobraron un pan y aperitivo que no pedimos. Al menos podían haber preguntado si queríamos pan o algún aperitivo extra, entendiendo así que nos lo iban a cobrar. No es por el precio, sino la sorpresa en la cuenta.

En definitiva, con Kuoco 360 Food hemos descubierto un restaurante diferente, muy atrevido y con una relación calidad/precio espectacular, que hace entender que estén llenos en casi todos los servicios. La variedad de ofertas, el servicio atento y amable y ese halo de garito diferente ha hacho que nos enamoremos desde que cruzamos la puerta. Sin lugar a dudas, volveremos a probar sus nuevas creaciones.

PRECIO DESGLOSADO DE LA VISITA

1 BOTELLA DE AGUA: 2 €

2 SERVICIOS DE PAN + APERITIVO: 3 €

1/2 WONTON CRUJIENTE: 6 €

1/2 CEVICHE FRITO: 9 €

1/2 GNOCCIS DE ARROZ: 8 €

1 HAMBURGUESA: 9 €

1 TARTA CHOCOLOVER: 6 €

TOTAL: 43 €

Puntuación: 
4
Dirección: 
Calle de San Bartolomé, 14
28004 Madrid Madrid
España

Añadir nuevo comentario