KOMKI SMOKED BBQ: La sencillez de una cocina humilde



Si no es por las Redes Sociales, posiblemente nunca habríamos conocido Komki BBQ, ya que no está en una calle muy transitada y la gente no habla de ellos ni de su cocina ahumada; posiblemente porque no gastan en marketing ni en publicidades blogueras. Y precisamente, ese es uno de sus encantos. Son humildes, quieren hacer las cosas y prefieren cuidar su producto en vez de pagar impuestos revolucionarios para prosperar. Como os decimos, la humildad es la característica fundamental de este garito, en el que, nada más entras, vemos una gran cocina a la vista y una barra donde exponen gran cantidad de cervezas artesanales, muchas de ellas poco o nada conocidas en la capital.

Collage Local KomkiEn la carta podemos observar entrantes dispares, desde champiñones Portobello a ensaladilla rusa, pero es en los principales donde encontramos la verdadera esencia del humo, con una única hamburguesa clásica, pulled pork, brisket y hasta costillas y carnazas variadas. Eso sí, todo muy básico, si queremos añadirle algo más a nuestra elección, habrá que pagar un suplemento. Además, disponemos de dos menús muy interesantes y si no nos decidimos, siempre podemos confiar en el servicio, que es tremendamente amable y encantador. En cuanto a precios, ajustados, como nos gusta e incluso nos atreveríamos a decir que bajos para la zona en la que nos encontramos.

Collage Carta KomkiComo nos lanzamos a por el menú, que no incluye entrantes, decidimos probar la cazuelita de champiñones Portobello a la parrilla que, lejos de hacer honor al proceso que describe su nombre, se trata de unos trozos de este hongo guisado, con su caldito y todo. Está muy bien, buen sabor y adictivos, pero echamos de menos ese toque de barbacoa que se nos promete.

Portobello BBQ KomkiPasamos por la hamburguesa Komki, única en la propuesta del local, con carne y poco más, por lo que le añadimos un queso al que le pedimos más, ya que se acerca a la sábana de Tranchete cremoso que enmascara el resto de sabores y hace bajar puntos a una carne bien cocinada, quizás un poco sosa, que se rinde ante el sabor de la salsa que lleva el pan. En conjunto se trata de un buen bocado, aunque echamos de menos un poco más de sabor a humo.

Hamburguesa KomkiAunque la carnaza tiene sabor, nos falta un poquito más de sazonado, debido a que se enfrenta a unos sabores bastante potentes. Aún así, el cocinado es estupendo y el punto de cocción se acerca mucho al solicitado.

El pan no viene tostado, pero este brioche americanizado aguanta perfectamente, no se desmorona y no roba protagonismo al resto de ingredientes en lo que a sabor se refiere.

Detalle Corte Burger Komki

Pero ahora llega la gran sorpresa, el motivo de querer volver a Komki, el sándwich de pulled pork suave, cocido en su punto, sabroso y con una cremosidad, aportada por la ensalada de col, que hizo que nos relamiéramos de placer en cada bocado. Un diez de plato que deja un sabor de boca y una digestión maravillosos. Todo unido a que podemos remojar en lo que se cae en el plato esas patatas cocidas con un poquito de mantequilla, que se deshacen en la boca.

Sandwich Pulled Pork KomkiA pesar de ofrecernos postre incluido en el menú, esta vez optamos por un café, así que nos quedamos sin foto del final y conservamos este recuerdo de sorpresa y de cosas bien hechas. A pesar de llevar un año abierto, Komki es poco conocido y aunque eso nos parece estupendo, porque así siempre tendremos sitio para disfrutar, merece la pena visitarlos y dejarse sorprender por sus carnes ahumadas, no en exceso, pero lo justo como para aportar ese toque diferenciador. Prometemos volver y probar más cosas para el disfrute de nuestras papilas y de vuestros ojos.

PRECIO DESGLOSADO DE LA VISITA

2 DOBLES DE CERVEZA: 6.6 €

1 CAÑA: 2.2 €

1 SETAS PORTOBELLO: 7.5 €

2 MENÚS: 21.8 €

1 EXTRA DE QUESO: 0.9 €

TOTAL: 39 €

Puntuación: 
3.5
Dirección: 
Av. de Filipinas, 4
28003 Madrid Madrid
España

Añadir nuevo comentario