HAMBURGUESAS POR EL MUNDO: Hamborgara Bullan, el Burger Joint de Islandia



Posiblemente, si os pedimos que nos digáis qué os sugiere Islandia, a muchos os vendrán a la cabeza las auroras boreales, volcanes de nombres impronunciables, lagos glaciares espectaculares o Juego de tronos. Y sí, todo esto y mucho más e slo que podemos descubrir en esta enigmática isla de moda entre los viajeros más aventureros. Incluso si nos vamos a la gastronomía, podemos encontrar carnes exóticas, como la de reno, de tiburón o de ballena y aunque su plato más típico sean los perritos calientes o pylsur de cordero, las hamburguesas también han conquistado esta tierra de hielo y fuego debido, en gran parte, a la gran influencia que recibe de Estados Unidos todo el territorio.

Tras mucho andar y rodar entre lluvias, baños termales y demás fenómenos geológicos, mucho soñábamos con una buena carne emparedada al final del día. Y llegó, en la capital, Reykjavík, donde se concentra la mayor parte de la población. Encontramos restaurantes americanos por doquier, incluso un Hard Rock en sus calles, todo muy temático y estupendo, hasta que nuestros ojos se posaron en un wine bar caminando por la calle principal del centro, atestada de turistas y tiendas de recuerdos. Ahí, como escondido, había un cartel que anunciaba un garito de burgers escondido del local principal.

Collage Local Exterior Hamborgara BullanPor supuesto, esto fue reclamo suficiente como para encaminarnos a descubrir este burger joint clandestino que recupera el concepto más clásico que podemos encontrar en ciudades como Nueva York. De hecho, éste no esconde su origen, londinense, bajo el nombre de Tommi's Burger Joint que, nada más llegar, deja patente en su decoración. Con un espacio pequeño, todo son alusiones a la clandestinidad, unido a pósters de películas de serie B de los 50 y una cocina cuca, con su parrilla de lava y las opciones que podemos degustar sobre ella, caras todas, pero baratas respecto a la media gastronómica del país. Lo mejor, el rincón de las salsas, para todos los gustos, donde podríamos bañarnos, literalmente.

Collage Local Interior Hamborgara BullanEn pocos segundos, no sentimos como en casa, así que nos lanzamos a pedir la offer of the century o lo que es lo mismo, una burger con patatas fritas y bebida a un precio más o menos accesible. En nuestro caso, una hamburguesa BBQ con Pepsi y fritas, lo que hizo que nos cobrasen cierto recargo, aunque no protestamos. Aquí todo es muy informal, la bebida la elegimos de una nevera y la abrimos nosotros mismos, luego nos vamos a la mesa y esperamos a recibir nuestros alimentos.

Presentación Burger Hamborgara BullanY así nos llega a la mesa la cesta con bien de patatas fritas congeladas y la burger envuelta en papel, pero bien cuidada. Al abrir el "paquete", encontramos algo más propio del llamarse batallero que "gourmet", aunque no le hicimos ascos. La carne, aunque nos avisaron que vendría al punto, la encontramos más bien pasada. Por lo visto, es la forma de hacerla por los locales, ya que no fue la única vez que lo vimos.

BBQ Burger Hamborgara BullanAunque encontramos el patty realmente pequeño, tenemos que pensar en el concepto donde nos encontramos, de porciones pequeñas y comida a ritmo vertiginoso y si lo aceptamos, comprendemos que está bastante bien. Y sí, el resto de ingredientes están a la altura, sobre todo el bacon, que se junta con la salsa barbacoa en un estruendo de sabor que rebaja nuestra emoción por culpa de esa carne a la que pedimos mucho más.

BBQ Burger Hamborgara Bullan 2Se merece una mención especial la cebolla, cruda y cortada en daditos, fórmula que encontramos en los perritos tradicionales islandeses y que está realmente rica, sin dejarnos un sabor insoportable y que ayuda a realzar el sabor del conjunto. Como decimos, para tratarse de una hamburguesa pequeña, de estilo Shake Shack, cumple, sobre todo si vais con hambre.

Del pan también nos llevamos un buen recuerdo, fresco, de estilo clásico, pero sin semillas ni tostar, sorprende que aguante tan bien esta burger tan "chorreante" de jugos.

Y ahora llega la parte negativa, las patatas fritas que, como os hemos dicho, son congeladas, de hecho, podemos ver la marca en uno de los carteles que sirven de decoración. En una ración que roza lo excesivo, sirven de excusa para dar buena cuenta de todas las salsas de las que disponemos.

Papas Fritas Hamborgara BullanEn definitiva, Hamborgara Bullan nos ofrece la experiencia de burger clandestina que está tan de moda, ofreciendo un bocado apetecible, pero que queda muy mal parado si lo comparamos con nuestras opciones patrias, pero que os hará suspirar de placer después de un frío día de turisteo.

 PRECIO DESGLOSADO D ELA VISITA

2 OFFERS OF THE CENTURY (CON BBQ BURGERS): 4420 IKR (35.5 € APROX.)

Puntuación: 
3
Dirección: 
Bankastræti 5
101 Reykjavík
Islandia

Añadir nuevo comentario