HAMBURGUESAS POR EL MUNDO: Gasoline Grill o cómo disfrutar de una hamburguesa en Copenhague de la forma más curiosa



Hace tiempo os preguntamos en nuestras redes por sitios donde disfrutar de una buena hamburguesa en nuestra visita a Dinamarca y aunque teníamos algunos lugares fichados, hubo una recomendación que nos llamó la atención por su propuesta. Este sitio es Gasoline Grill, mundialmente famoso, aparece en todos los rankings internacionales y encima propone zamparse una burger en sitios tan inesperados como el andén de una estación de tren. Así que no pudimos dejar pasar el momento de llegar a ese cubículo, en el que la gente hacía cola para degustar una carne emparedada que se cocina ante nuestros ojos.

Collage Local GaolineLos precios, como ocurre en todo Copenhague, son elevados; más aún teniendo en cuenta que no tenemos unas sillas para comer y si no queremos estar de pie, más nos vale aprovechar cuando se vaya un tren para sentarnos en los bancos de la estación. Más allá de esto, tenemos un puñado de propuestas hamburgueseras y hasta una opción vegetariana. Además, disponemos de un par de combos, en los que sólo nos tendremos que preocupar de elegir la hamburguesa y esperar que salga de la plancha.

Collage Carta GasolinePor supuesto, nos lanzamos a por esta opción, dejándonos aconsejar por el personal, con una cheeseburger sencilla, ¿por qué no la haríamos doble? su bebida y sus patatas fritas congeladas, pero muy ricas, bañadas en una mayonesa picante en la que nos gustaría remojarlo todo en la vida. La hamburguesa en sí viene envuelta en papel, al más puro estilo fast food y aunque no es muy llamativa a la vista, esconde un bocado delicioso, con una carne jugosa y cocinada al punto, a pesar de ser muy finita.

Cheeseburger GasolinePero con lo que se nos fue la olla fue con el pan. No os exageramos si os decimos que es el mejor que hemos probado nunca. Un panecillo de patata tierno y esponjoso, ligeramente dorado con mantequilla, que aporta sabor y personalidad a cada mordisco y que hace palidecer incluso a la carne. Vais a desear que no se acabe nunca.

Detalle Corte Burger GasolineTodo esto, junto con el espacio donde la disfrutamos, hace que esta sea una de las hamburguesas más curiosonas que hemos probado. Cara, eso sí, pero deliciosa, con una carne cuidada y un pan para morirse, como os hemos dicho antes, lo único que nos falto fue hacerla doble o incluso triple, aunque si este menú ya nos costó alrededor de 17 €, no queremos imaginar lo que hubiese sido de nosotros si nos venimos arriba. En Copenhague hay muchos sitios donde disfrutar de una hamburguesa, demasiados, quizás, pero Gasoline Grill hace honor a su fama y es una visita obligada si andáis por aquí.

PRECIO DEL COMBO HAMBURGUESERO: 110 DKK (17 € APROX.)

BONUS TRACK

Aquí tenéis un pequeño vídeo, a lo James Bond, para que os hagáis una mejor idea de lo que es vivir la experiencia de pedir y comerse una hamburguesa en una estación de tren.

Puntuación: 
4
Dirección: 
1612
1612 Copenhagen
Dinamarca

Añadir nuevo comentario