HAMBURGUESAS POR EL MUNDO: Fuel Shack o cómo disfrutar de una burger bajo las Torres Petronas



Siempre es Claudia la que nos habla de las estupendas (y no tanto) hamburguesas que va degustando allá donde va por el sudeste asiático (y cuyas aventuras podéis seguir aquí) pero hoy vamos a hacer una excepción y voy a ser yo el que os cuente lo que se siente al probar una burger justo debajo de las famosas Torres Petronas. Pero antes, un poco de situación. Como esperamos que sepáis, Kuala Lumpur es la capital de Malasia, una bonita península que limita con Tailandia por el norte y con Singapur por el sur. También le pertenecen tierras de la famosa Borneo, hogar de orangutanes.

Pues bien, aunque a muchos Malasia os sonará por su circuito y sus competiciones de Fórmula 1 o de motos, Malasia cuenta con una gran riqueza natural, preciosas islas y la selva tropical más antigua del mundo. La diversidad no sólo se encuentra en su geografía y ya en su población vemos cómo un gran porcentaje de árabes convive perfectamente con otros tantos chinos o hindúes, vamos, todo un ejemplo de tolerancia. Y si, además de todo esto, le sumamos que estos malasios están locos por los récords, nos encontramos con construcciones monumentales, como las Torres Petronas, que durante muchos años fueron las más altas del mundo.

Torres PetronasToda una experiencia visitar estas torres y aunque suene pedante, contemplar la capacidad del ser humano a la hora de superar sus propios límites y construir edificios mastodónticos como estas torrecillas gemelas. Y como no podía ser de otra forma, este atractivo turístico cuenta con centro comercial en su base con las mejores marcas siempre presentes. Y como no podía ser de otra forma, a pesar de la gran cantidad de comida local, arroces, noodles y demás, las hamburguesas estaban bien representadas con un Chili's, del que os hablaremos próximamente y por Fuel Shack, lo que aparece ser un intento local por emular las bondades de Shake Shack, del que ya os hablamos por aquí.

Como no podía ser de otra manera, estos humildes hamburgueseros no pudimos evitar la tentación de probar estas burger, sobre todo en un entorno que te llama a comer cualquier otra cosa que un trozo de carne con acompañamientos y pan. Pero bueno, allá que nos lanzamos, a pesar de la tremenda cola a la que nos enfrentábamos, lo cual, por otro lado, nos llevó a la teoría de que por algo sería, no podíamos fallar.

Menu Fuel ShackComprobamos en los paneles donde muestran las diferentes opciones para degustar que los precios son bastante adecuados, a pesar del cambio de moneda, lo cual abarata mucho más los costes para alguien proveniente de un país con moneda "fuerte", como es nuestro caso. Además, la oferta de productos también está bastante bien, sin pasarse, pero con una variedad más que justa. Así que, tras mucho pensar, nos decidimos por una burger queso azul y la "Mini" Tower, una hamburguesa doble con queso, completado con unas patatas fritas normales, otras con queso y una bebida. Ya sabéis, hay que arriesgar :P

Mientras esperábamos, pudimos ver el trasiego que se monta en el simulacro de puesto callejero que pretende ser Fuel Shack (ojo, vimos más locales de la marca y para nada son iguales, siendo más amplios y con más aire de "restaurante"). Y es que todo está a la vista y los pobres trabajadores disponen de apenas dos metros cuadrados para atender, cocinarlo todo y servir las bandejas. Todo un despliegue.

Collage Fuel ShackTras esperar pacientemente que llegase nuestro pedido, al fin pudimos recogerlo y sentarnos en una mesa del inmenso food court en que podíamos ver gastronomía propia de varios países aglutinada en un nivel del centro comercial, algo que se repite en todo Malasia. La verdad es que de presencia no se acerca a nuestro querido y amado Shake Shack y las diferencias son apreciables a simple vista. Aún así, la contundencia potencial salta a la vista.

La hamburguesa de queso azul no es más que una burger normal con algo que hace las veces de Roquefort untado en el pan, nada reseñable. Por un lado, la carne, con el punto que ellos quieren, normalita, algo de sabor, pero sin tirar cohetes y algo pasada para nuestro gusto. Y el pan, típico de un fast food, eso sí, aguantando los envites mandibulares de estos dos carnívoros.

Collage Fuel Shack 2

Eso sí, el queso está excepcionalmente fundido, consiguiendo esa textura y elasticidad que nos encanta. Una pena que de sabor estuviese un poco justo.

La otra estrella de la velada es la Mini Tower, un monstruo de dos pisos que emula a sus gemelas mayores y que cumple en labores nutritivas con un aprobado raspado. Lo mejor de esta burger es, sin duda, el tamaño, un auténtico reto para las mandíbulas más inquietas pero que se queda ahí, en algo muy grande y que cuesta ingerir. Todo esto lo decimos a toro pasado, ya que en el momento estas burgers saben a gloria y más después de pasar todas las jornadas comiendo arroces y comida local, pero al pasar unas horas y al ver que al organismo le cuesta digerir estas viandas, nos damos cuenta de que son unas burgers justitas, que valen para hacer la gracia, pero que nos nos aportan mucho más que la experiencia de degustar a nuestras amadas burgers en un enclave único.

Mini Tower Fuel ShackY como os hemos dicho antes, acompañamos estas burgers con nuestras amadas patatas fritas. Unas normales y otras con queso y salsa barbacoa, que bien podrían ser la misma ración, ya que sólo las diferencian los acompañamientos. Típicas papas fritas congeladas de fast food habitual, pero con unos buenos condimentos y con ese pica-pica tan habitual en toda cocina asiática que se precie y que nos encanta, por otro lado.

En conclusión, Fuel Shack es un intento que no llega a cumplir al emular las bondades de Shake Shack. Una verdadera pena, ya que la experiencia de degustar una buena hamburguesa bajo las Torres Gemelas de Kuala Lumpur se nos antoja como ideal. Aún así, es un soplo de aire fresco y un cambio radical para los que nos gusta tanto este plato y no podemos degustar como querríamos por estas lejanas tierras.

PRECIO DESGLOSADO DE LA VISITA

1 HAMBURGUESA DE QUESO AZUL: 16 RM

1 MINI TOWER BURGER: 19 RM

1 SUPLEMENTO DE PATATAS FRITAS Y REFRESCO: 3 RM

1 PATATAS CON QUESO: 6 RM

TOTAL: 44 RM (10.60 €)

Puntuación: 
2.5
Dirección: 
Suria KLCC, No 22, Signature Food Court Suria KLCC
Kuala Lumpur City Centre 50450
Malasia

Añadir nuevo comentario