HAMBURGUESAS POR EL MUNDO: BLEECKER ST. BURGER, la hamburguesa gourmet callejera en la capital británica



Londres, en la caótica vida de sus calles, hace que el fast food sea un recurso diario utilizado casi por todos. Almorzar un sándwich es habitual, aunque se reserve la comida principal para la noche. Por ello no es de extrañar que entre tanto té y pintas afterwork, la hamburguesa tenga su hueco entre las especialidades de la capital británica

La ciudad se ha convertido, de un tiempo a esta parte, en un hervidero de puestos de comida callejera. La moda del food truck ha llegado con más fuerza que nunca y los mercados antiguos, como también ha ocurrido en Madrid, se han terminado convirtiendo en espacios más o menos gourmet para el disfrute de todos a los que nos encanta comer en la calle

Aquí es donde encajan las hamburguesas de Bleecker St. Nos habían hablado de esta franquicia y aprovechando unos días de agosto en Londres, cogimos un mapa y marcamos los distintos establecimientos donde poder degustar sus creaciones carnívoras. De los tres locales, situamos dos que podríamos tener de paso en nuestra ruta. Así que en un primer momento nos decidimos por visitar el puesto que tienen a orillas prácticamente del Thamesis, justo en la zona de Southbank. 

Cervezas BleeckerDispuestos a comernos una hamburguesa, cuál fue nuestra sorpresa al descubrir que tenían la cocina cerrada, por lo que hablamos con la persona que nos atendió y tras una conversación agradable nos invitó a que fuésemos al Old Spitalfields Market, ubicado en uno de los barrios más punteros y hipsters actualmente en la capital, el distrito de Shoredich. 

Como seguíamos con hambre de hamburguesa, así hicimos, en parte también porque en nuestro plan se contemplaba que terminásemos la tarde en ese distrito. Hacía calor y tampoco queríamos irnos de allí con las manos vacías, nos dirigimos hacia Shoredich, no sin antes pedir unas sodas (4,50 libras/unidad) cuyo sabor distinto y su origen artesanal nos encantó

Local BleeckerUna vez llegados al mercado vimos que era un lugar donde convivían no sólo puestos de comida callejera sino también tiendas y puestos de ropa de autor. Buscamos el pequeño local de Bleecker y aquí es donde comenzó el espectáculo

En la carta vimos la llamada Bleecker Black, que como podéis imaginar por el nombre, algo de alimento negro llevaba. No os equivocáis, su ingrediente estrella, además de la carne, es una rodaja de morcilla. Dijimos, como la de Burgos no creemos que esté, pero esta oda al colesterol hay que probarla. 

Burger Morcilla BleeckerDigamos que la morcilla es la misma que la habitual en los english breakfast, el llamado Black pudding. Para la carne no preguntan el punto. Dudamos si en algún lugar del mundo lo preguntan aparte de España y Estados Unidos. Seguramente sí, pero en este caso no lo hicieron. Llegó con un punto poco hecho que, personalmente, nos encantó. El pan tradicional con semillas de sésamo, crujiente por dentro y rico de sabor. Como único acompañante, una loncha de queso cheddar. El fallo, que la morcilla no la habían escurrido y le daba a todo el conjunto un acabado un tanto grasiento

Pasamos a la segunda. Optamos por una Double Cheeseburger clásica de toda la vida. Únicamente acompañada por queso cheddar, que para eso es un queso inglés, y dos trozos de carne igualmente poco hechos. El pan también con semillas, tostado y muy rico

Burger BleeckerEn ninguna de las dos opciones echamos salsas. Quisimos comprobar el sabor de la carne, hecha a la plancha, que si bien es cierto había quedado grasienta sobre todo en la que iba acompañada de morcilla, sin embargo tenía una gran jugosidad gracias a su picado, tenía su consistencia pero se intuía la forma en que había sido preparada y su grosor, para ser una burger callejera era muy aceptable, tanto en la primera hamburguesa como en las dos porciones de la cheesburger. 

Todas las hamburguesas se venden solas. Los acompañantes van por separado, así que optamos por unas Angry Fries picantonas por la salsa de tomate que nos recordaba vagamente a la salsa brava y que se calmaba un poco por el queso fundido. De corte delgado y con algún trozo de piel que le daba crujiente, su ración es bastante bondadosa para dos personas

Patatas BleeckerCon ese picor de las patatas, nos vino muy bien la bebida, dos shakes o batidos, uno de vainilla y otro de chocolate blanco y negro que eran para ponerles un piso al lado del Big Ben. Muy, muy ricos

Bleecker St ShakesComo veis su variedad de hamburguesas se limita a seis especialidades, que pueden acompañarse de cuatro tipos de patatas aparte y de bebida que va desde esos riquísimos batidos hasta las cervezas o las sodas artesanales que os habíamos comentado al principio. 

Esperamos que esa grasita que hizo que estas hamburguesas no terminasen siendo de diez, fuera cosa de ese momento puntual. Quizá necesitemos darles una segunda oportunidad en próximas visitas, no obstante nos quedamos acordándonos de esa carne tan jugosa y del sabor de los batidos

PRECIO DESGLOSADO DE LA VISITA: 

DOUBLE CHEESEBURGER: 9 £

BLEECKER BLACK: 10 £

ANGRY FRIES: 4 £

VANILLA SHAKE: 4,5 £

BLACK & WHITE SHAKE: 4,5 £

TOTAL: 32 £

Puntuación: 
3
Dirección: 
Old Spitalfields Market. Unit B SP 4
London
E1 6EA
Reino Unido

Añadir nuevo comentario