HAMBURGUESAS POR EL MUNDO: American Style, burgers batalleras disfrazadas de franquicia



Haga frío o calor, nuestra vida y nuestros viajes no pueden pasar sin una hamburguesa que llevarnos a la boca. Así llegamos a nuestro primer destino hamburguesero en Islandia, del que ya dimos buena cuenta, pero hoy os vamos a contar una segunda parada, que nos dejó con sentimientos encontrados. Estamos hablando de American Style, en pleno Reykjavík, donde la oferta gastronómica es brutal y la competencia, imaginamos, feroz. Pues bien, nos encaminamos hacia un local enorme, con una decoración de restaurante norteamericano típico, a medio camino entre Hard Rock, Chili's y demás franquicias, donde hacemos el pedido en una barra y nos vamos a la mesa con nuestros vasos de refresco, los cuales podemos llenar las veces que queramos y esperamos a que nos lleguen nuestras viandas, gritadas por el personal para ser reclamadas en nuestra mesa.

Collage Local American StyleLas propuestas no dejan de ser interesantes, con burgers de todo tipo y combinaciones gracias, que hacen que sea realmente difícil elegir. Como siempre hacemos en estos casos, nos dejamos aconsejar y nos lanzamos a por la Kevin Bacon (parece que este nombre es menos original de lo que pensamos, a la hora de bautizar una hamburguesa). Los precios no están mal, para lo que vimos por la ciudad y aunque podemos elegir nuestro plato con sus acompañamientos por separado, ofrecen unos menús más asequibles que incluyen burger y bebida.

Collage Carta American StyleComo os decimos, nuestra decisión fue directa y aunque la cosa parecía que iba a ser impresionante, la realidad nos dio de golpe como cuando el frío llegaba a nuestras caras, según salíamos del hotel. Parece que lo de los patties finitos es algo habitual por estas tierras y aquí noe s una excepción, ya que tenemos un disco de carne excesivamente delgado, rayando casi el aspecto de un fast food cualquiera (de esos que se fueron del país por causa de la crisis).

Kevin Bacon American StyleEso sí, entran, más o menos, por los ojos, con un buen queso fundido cubriendo la carne, el bacon perfectamente cocinado, la cebolla que echan en Islandia a todo, deliciosa y unos pepinillos crudos que, aunque parece que no aportan nada, juegan estupendamente con el conjunto. Pero sí, el problema, como siempre, es la carne, que no está a la altura ni del local ni del resto del plato.

Detalle Corte BurgerNos vamos a saltar el apartado del punto de cocinado, ya que con algo tan fino, es cosa de ciencia ficción y aunque el sabor de la carne no estaba mal, le pedimos más a una burger con potencial, tanto de sabor, como de experiencia.

En cuanto al pan, de tipo americano, pero sin semillas, cumple, sin destacar, resultando una pieza fresca, pero que, al venir sin tostar, tampoco cumple con el resto del bocado, como ocurre con las patatas fritas, congeladas, pero ricas, ideales para remojar con salsas y en una cantidad abrumadora, haciendo que quedemos saciados, aunque el cuerpo nos pida más rock 'n' roll.

Kevin Bacon American Style 2En definitiva, nuestro paso por Islandia nos deja recuerdos gastronómicos (y hamburgueseros) mucho más interesantes que el de American Style, del que nos quedamos con el café gratis que podemos tomar y el calorcito de un local muy bien montado, pero donde las hamburguesas no llegan a ser lo que uno mismo se espera cuando entra.

PRECIO DESGLOSADO DE LA VISITA

2 MENÚS KEVIN BACON: 2290 ISK (19.56 € APROX.)

Puntuación: 
2.5
Dirección: 
Tryggvagata 26
101 Reykjavík
Islandia

Añadir nuevo comentario