FITZ BURGER: El único problema es el precio



La batalla hamburguesera no para en Madrid y prácticamente todos los meses aparecen lugares nuevos que nos ponen más difícil hacer un TOP fijo. Esta vez nos ha tocado pasar por Fitz Burger, un local joven, con casi un mes de vida y con el apellido Fitz-James Stuart como cabeza de un cartel que se nutre de la experiencia de varios profesionales de la restauración. Además, esta nueva hamburguesería se encuentra en la Calle Gabriel Lobo, la cual, poco a poco, se está convirtiendo en un buen núcleo de referencia para todos aquellos a los que nos gusta el buen comer.

Con un local mediano, pero muy bien distribuido, podemos encontrar mesas altas, quizás un poco incómodas cuando la ocupación está al máximo y otras mesitas más bajas, donde degustar nuestras burgers, rodeados de un ambiente que juega entre lo minimalista, el buen rollo y lo tranquilo, que también aporta la zona.

Collage Local Fitz Burger

En cuanto a la carta, encontramos su punto negativo más grande, ya que comprobamos, con estupor, que una hamburguesa de 160 gramos cuesta 11.85 €, algo que, por mucha calidad que tenga, se nos antoja excesivo. Pero salvando esto, podemos probar entrantes que van desde los aros de cebolla que nos pedimos hasta pizzas con trufa o platos como el sandwich BLT o el pepito de ternera de toda la vida.

Collage Carta Fitz Burger

Así que, como os adelantamos, nos fuimos a por los onion rings, que se nos presentaron en una ración más que aceptable para compartir, dispuestos en una mini freidora y con muy buen aspecto. Quizás nosotros echamos alguna salsa, aunque sólo sea por tener la opción de remojarlos, porque así, con un poquito de sal, están estupendos, crujientes y con el sabor adecuado. Aquí la harina del rebozado apenas se nota y juega mejor con su textura que con su gusto, dando paso para que la cebolla, su protagonista, brille con luz propia. Una buena forma de empezar, si no se quiere arriesgar con otras propuestas más "exóticas".

Onion Rings Fitz BurgerCasi de forma instantánea, nos llegaron las hamburguesas, concretamente, la Bacon and Cheeseburger y la BBQ Burger. Ambas en un plato demasiado grande para su tamaño, lo hace que se noten aún más esos 160 gramos.

Bacon Cheese Fitz BurgerAunque ambas opciones no se distinguen prácticamente en nada más que en la salsa que las acompaña, nos tenemos que rendir ante su sabor, donde todo está correcto y bastante equilibrado, aunque nos ponemos un poco pijos, la carne se queda un poco más sosa de lo que nos gustaría. Sin embargo, el picado de la misma es ideal y su cocinado clavado. Además, el bacon está muy crujiente, casi recordándonos a un torrezno y el queso es rico, aunque no está lo suficientemente fundido.

Detalle Corte Burger Fitz BurgerComo os decimos, apenas hay diferencias y más aún cuando la salsa barbacoa apenas se aprecia. Pero como os decimos, lo mejor es el punto de la carne, muy bien conseguido y dejándonos esos tonos rojos que tanto nos gustan. Además, los chiles jalapeños encurtidos aportan un poco de picante, pero sin enmascarar el sabor general.

Quizás el punto menos favorable del conjunto sea el pan, aunque nos consta que es problema puntual, ya que vimos un bun esponjoso, que no da mucho dulzor, pero que aguanta a la perfección como fiel escudero de los ingredientes a los que protege. El caso es que la base estaba demasiado dura, como sea, lo cual puede llegar a ser preocupante, pero al comentarlo, además de mostrarnos su pesar, nos informaron de que debió ser la partida del día y que habitualmente el pan tiene la misma consistencia en todas sus partes.

BBQ Burger Fitz BurgerPara acompañar a todas las hamburguesas se puede elegir entre patatas fritas, ensalada de col morada o sweet potatoes, que nos quedamos sin probar porque no había. Así que degustamos las otras dos opciones, ganando unas papas caseras, con consistencia y esponjosas, en buena ración y que casi no necesitas de ninguna salsa para disfrutarlas. En cuanto a la ensalada, también en buena cantidad, es cremosa y crujiente, aunque, como os decimos, preferimos las patatas.

Como somos débiles y tienen las tartas a la vista, es muy difícil decirle que no al postre, sobre todo cuando se trata de carrot cake. Así que le hincamos la cuchara a una tarta con textura adecuada, esponjosa, con un frosting potente y deliciosa. Un buen final de fiesta.

Carrot Cake Fitz BurgerEn definitiva, en Fritz Burger encontramos una buena materia prima y un cocinado excelente, todo rodeados de un buen ambiente y asistidos por un servicio amigable y simpático, pero donde vemos que el precio puede hacer que muchos hamburgueseros de pro se decidan por no visitar. Estamos convencidos de que estas hamburguesas, con un precio más ajustado, se pueden situar muy alto en cualquier ranking, porque la calidad está presente desde el primer bocado. Lo seguiremos muy de cerca.

PRECIO DESGLOSADO DE LA VISITA

1 CERVEZA: 2 €

1 AGUA: 1.6 €

1 ONION RINGS: 5.95 €

1 BACON CHEESEBURGER: 11.85 €

1BBQ BURGER: 11.85 €

1 CARROT CAKE: 6.5 €

TOTAL: 41,48 €

Puntuación: 
4
Dirección: 
Calle de Gabriel Lobo, 20
28002 Madrid Madrid
España

Comentarios

La verdad que tienen buena pinta, pero como decís esta a precio de lomo alto y con menos peso, una opcion donde parar si estas por la zona y no te decides pero que 2 burgers de tamaño medio y unos aros salgan por 40 pavos.... y mas en una zona donde los locales no los pagas como en la gran via...

Gracias por la aportación! Vivimos cerca y vamos a menudo, es cierto que vemos detalles que podrian mejorar, pero en general el producto es brutal! Volveremos a ver como van evolucionando ;)))

Cambio radical en el trato al cliente. Hamburguesas frías y lo peor, camareras que te perdonan la vida para atenderte y te tienes que luchar hasta el infinito una copa de vino o un café que nunca llegó. Lástima. Era un sitio amable y delicioso en el barrio. No volveré y por supuesto no lo recomendaré más. Terriblemente caro relación calidad-servicio-precio.

Añadir nuevo comentario