ESPECIAL: Los orígenes de la hamburguesa en la era food truck, un paseo por Madreat



Las hamburguesas, como bien hemos aprendido en anteriores artículos, no cayeron del cielo a la mesa de un restaurante de la noche a la mañana. En su proceso hasta las burgers que actualmente podemos degustar de forma gourmet, conocemos que las primeras preparaciones fueron llevadas a cabo en ferias de Estados Unidos.
Hamburguesas Plancha MadreatLa burger siempre ha llevado consigo esa connotación take away, puesto que es la comida perfecta para poder saborear en la calle, con dos manos y sin ningún tipo de ritual frente a una mesa. En Estados Unidos, al igual que lo es comerse una salchicha en los puestos ambulantes de Alemania o Austria, es habitual encontrarnos con hamburguesas, algo que en ciudades como Madrid parece sólo posible si celebramos una feria dedicada exclusivamente a la comida callejera.

No es hasta ese revival por lo vintage que nos ha llevado a recuperar camionetas antiguas, cuando hemos tomado esa práctica de las ferias, no solo ganaderas de América del Norte, recordemos también que en España es común encontrar puestos de comida en las fiestas patronales, pero llevado con los food trucks hacia un culto por la comida gourmet preparada en fogones sobre cuatro ruedas.

FoodtrucksEs curioso cómo ese carácter cíclico de los acontecimientos en la historia ha hecho posible que volvamos a comer hamburguesas en ferias, aunque el concepto del evento y la preparación de las mismas estén a años luz de sus orígenes. Y más curioso que, debido a esa impronta Gourmet, nos estemos encontrando propuestas, en principio más elaboradas que las típicas batalleras ofertadas en las casetas de feria.

Hamburguesas¿Pero es cierto que encontramos propuestas de restaurante en este tipo de ferias? Nuestra última visita a Madreat nos ha hecho visitar algunas hamburguesas, algunas ya conocidas, como las de La Finca y algunas no tanto y que hemos conocido por primera vez. Salvando las distancias con sus hermanas "gourmet", en este tipo de evento nos encontramos con una oferta hamburguesera bastante limitada, provocada por los propios inconvenientes de cocinar en un camión. Aún así, la materia prima es la reina y eso es lo que esperamos encontrar en cada bocado que damos, motivado, también, por los precios, más elevados de lo normal, que encontramos.

Hamburguesa MadreatPor desgracia, muchas de las opciones que podemos encontrar en estos camiones de comida (y que no sólo se reduce a las hamburguesas) es un poco decepcionante, haciendo que nos preguntemos si realmente merece la pena dar este paso o si basta con dar una vuelta y disfrutar del ambiente para, más tarde, comer como nos merecemos. Con esta sentencia no estamos sentando nuestra opinión, más bien queremos que vosotros, lectores hambrientos, nos contéis vuestras experiencias cuando asistís a estas ferias con sabor vintage.

Comida Madreat¿Qué os parece? ¿Merece la pena gastar igual o más que en unr estaurante medio, aguantando colas y comiendo al aire libre y sentados donde encontráis? ¿Es este rgreso a los orígenes algo más que una moda para postureadores?

Comentarios

Si bien me parece interesante la comida callejera y he visitado varias veces madreat en varios lugares veo una calidad-precio abusiva con lo que pierde valor el interes por la comida callejera que se basa mas en cierta calidad y buen precio para que merezca la pena, es mi opinión.

no. lo primero es que ese sabor de comida de la calle se pierde cuando los colocas ordenadamente en un recinto y sin ese sabor canalla lo segundo que aqui no hay profesionales pagados como tal para poder darle vida al producto que se sirve (raramente un cocinero en general es tratado con el respeto salarial que se merece) y por ultimo al tener tantas trabas y pagar tantos impuestos el producto a la venta se encarece en demasia... aparte que algunos camiones venden autenticas birrias a precios desorbitados el camion mexicano es una clara pruba de nefasta relacion calidad-precio ah... por cierto , he estado 3 veces en la madreat ... y cada vez me gusta menos

Me ha recordado mucho a los "oktoberfest" que se pusieron de moda hace unos años: cogen una idea, un nombre que atrae público, una idea pseudo-original, inflan los precios, ofrecen mala calidad, y consiguen un negocio rentable, al menos a corto plazo. Colas interminables para comprar comida mediocre a precios desorbitados, todo ello en un lodazal (ahora están en la casa de campo), sin sitio para sentarse. No merece la pena en absoluto, más allá de ir, hacerse la foto, e irse a comer a un restaurante en condiciones.

He asistido a Madreat desde su primera edición hasta este invierno y ni me atrevo a hablar de lo que hoy en dia se puede comer alli. Su evolución desde la primera edición (comida fantástica, con verdaderos "platos" de restaurantes michelín, a unos precios de infarto, por lo barato que salia comer, ambiente alternativo y joven) a la ultima vez que estuve (precios ridiculos, casi el doble que en sus comienzos, casi ninguna caseta de las primigenias aguantaba ya alli, un publico mucho mas...."esnob" en mi opinión y mucho mas adinerado, peor calidad a la hora de comer) hizo que dejase de ir. Una pena.

Añadir nuevo comentario