EL CANADIENSE: ¿Qué ha pasado aquí?



Un nuevo restaurante hamburguesero ha llegado a la capital. Hasta aquí nada nuevo, ya que parece rara la semana en la que no nos sorprenden con una nueva apertura. Tampoco es raro que los negocios emergentes prosperen y y se animen a formar nuevos formatos, amparados en su halo de éxito. Pues bien, esta vez le toca a El Canadiense, un local muy cuco que han abierto los responsables del Bar Galleta, ya repasado en este humilde blog, que nos gustó bastante y que, tras repetir alegrías con El perro y la galleta, se han animado con un lugar "especializado" en burgers. Eso sí, conservando la estética del grupo, o sea, mucho granito, madera y ventanales enormes que iluminan ese rollito vintage, pero recubierto con la famosa hoja de arce característica del país al que aluden.

Collage Local El Canadiense

Como no podía ser de otra forma, en la carta podemos encontrar platos de inspiración en la cocina de este gélido país, además de nuestras amadas hamburguesas, que se dividen entre "carnívoras" (con carne - alarde de imaginación) y especiales, que pueden llevar pollo, carne mechada o incluso pescado; además de contar en su oferta con postres típicos de más allá de los mares y como novedad, también podremos disponer de desayunos. En cuanto a precios, quizás los encontramos un poco elevados para lo que nos llega a la mesa, además, la lista de añadidos es larga, por lo que la cuenta también podría aumentar.

Collage Carta El CanadienseAsí las cosas, no pudimos evitar empezar con su poutine, un clásico canadiense que aquí consta de batata cortada en bastones larguísimos, bacon canadiense, cebollino, queso fresco y bien de salsa barbacoa ahumada. La ración no está mal y si queremos un entrante diferente, es adecuado, pero el problema llega con ciertos ingredientes, como el queso, que es soso y no aporta nada más que en el aspecto visual, aunque esto no quita para que la batata o bonito esté muy bien frita y contraste muy bien con el ahumado del bacon y la barbacoa. No es pesado, pero nos deja un poco descolocados y fríos.

Poutine El CanadienseTras esto, llegaron las hamburguesas, carnívoras, como nos gustan. Aunque se puede elegir el tamaño, pedimos ambas de 150 gramos, peso básico, para no subir la factura final. Además, elegimos dos panes diferentes: brioche y chapata, dejando el de multicereales para otra ocasión (+0.5 €). Comenzamos por la Granjera, con bacon canadiense, queso y un huevo frito que quisimos ver romperse, pero fue imposible, ya que venía explotado desde la cocina. La sensación general fue buena, aunque la carne nos asustó, sobre todo conociendo la de su predecesor, que nos encantó.

Hamburguesa Granjera El CanadienseA pesar de encontrarnos con un patty excesivamente compacto, el punto está más o menos conseguido, aunque denotamos cierto punto de congelado previo al ver que el centro está poco hecho, pero según miramos hacia los exteriores del disco, observamos una cocción pasada y correosa. Además, de sabor no está mal y es algo jugosa, por lo que, a cada bocado, la sensación es más descorazonadora. Por lo demás, la experiencia es normalita, con un queso que se funde bien, pero no aporta nada, lo mismo que ocurre con el huevo frito y que sólo salva el bacon. En cuanto al panecillo, el elegido fue el de chapata, que no estaba muy duro y aguantó nuestras envestidas, a pesar de no estar tostado.

Detalle Corte Burger El CanadienseEn el otro lado tuvimos la hamburguesa Ontario, casi con los mismos ingredientes que la anterior, a excepción del huevo, que es sustituido por una mayo de vino casi, casi imperceptible al gusto. Repetimos la misma sensación y nos quedamos pidiéndole más a una burger que sólo mejora gracias al pan brioche

Hamburguesa Ontario El CanadienseEn el apartado de guarnición, en nuestra tabla/plato podemos encontrar un cuenquito con una ensalada de col suave, muy suave, con grandes dosis de zanahoria, a la que le pedimos más rock and roll; y una ración mediana de patatas fritas congeladas con mucha sal y mucho más de orégano que nos horrorizaron. No por su calidad, que os podéis imaginar cuál es, sino porque no concebimos qu eun local de estas características se atreva con estos elementos.

Patatas Fritas El CanadienseEn definitiva, El Canadiense repite la fórmula de Galleta, con un servicio la mar de agradable y un local parecido, pero con diferencias que nos gustaron y nos hicieron sentir muy cómodos. A la hora de la verdad, las opciones gastronómicas nos dejaron algo fríos, sobre todo en lo que respecta a la carnaza de las hamburguesas, donde advertimos una bajada de calidad considerable, más aún teniendo en cuenta los precios que nos encontramos. Esperamos que, con el tiempo, podamos ver una evolución a mejor y poderlo contar como se merece.

PRECIO DESGLOSADO DE LA VISITA

2 BOTELLAS DE AGUA: 5.6 €

1 POUTINE:7 €

1 HAMBURGEUSA GRANJERA (150 GR.): 12.5 €

1 HAMBURGUESA ONTARIO (150 GR.): 12.5 €

TOTAL: 37.6 €

Puntuación: 
3
Dirección: 
Calle Carranza, 10
28004 Madrid Madrid
España

Comentarios

Sigo sin entender esas burgers "gourmet" que nos presentan, Yo creo que una burger es una burger y llenarla de guacamole o curry defenestran lo que es una burger de verdad, llamarme raro o clasico pero no concibo eso... al igual que pagar 13€ por una burger de 150 gr. ...
Imagen de HeM

La verdad es que la gente de estos locales es bastante maja y saben hacer las cosas, que es lo que más nos ha extrañado en esta visita. Nos consta que, al principio, cuando se arranca un proyecto, cuesta ponerlo todo a punto y se vive una vorágine de locura, cambios, etc. Tenemos la esperanza de que lleguen las mejoras, que seguro que es así :)

Añadir nuevo comentario