CHARLAS HAMBURGUESERAS: Conocemos a Blanca, el corazón de Old School Skaterock 'n' Lunch



El felchazo que sentimos la primera vez que pisamos Old School Skaterock 'n' Luch fue brutal. No sólo por flipar con La Indomable, ese monstruo que sustituye el panecillo clásico de la hamburguesa por dos sandwichers de queso fundido, ni tampoco por el ambiente skater, half pipe incluido, que nos ofrece, sino por Blanca, la dueña y alma del garito, que te recibe, te mima y comparte su pasión por la carne emparedada contigo. Tanto es así que, en diferentes visitas, se ha ido ganando más y más nuestro corazoncito hamburguesero, por lo que hemos decidido sentarnos con ella y que nos cuente qué lleva a una persona ajena a la hostelería a abrir uno de los locales más señalados en esto de las hamburguesas en Madrid. Según la propia Blanca todo empezó con una pequeña tienda de monopatines, en la que se reunían patinadores varios y amigos, lo cual le llevó a montar "un bar de colegas" donde tomar cervezas y alguna cosa más sólida, pero con un objetivo claro: "elaborar comida casera, como esa que se hace en Estados Unidos cuando las familias se reúnen para comer", ya que todos tenemos clara la imagen de los restaurantes grasientos de allí, pero no las elaboraciones en las que se junta la familia y los amigos y se marcan sopas, carnazas y demás viandas deliciosas. 

Blanca Entrevista OldEl resto, es historia, hamburguesas con combinaciones espectaculares, carne supervisada personalmente por la dueña, panes creados y cocinados en esa pequeña pero efectiva cocina, en un horno de aficionado, pero con resultados maravillosos. ¿El secreto? Casero, todo casero, desde sus primeras elaboraciones hasta las más recientes, como los palos de queso con salsa de tomate o la Miss Julio, una hamburguesa del mes con gofres (o waffles) elaborados por ella misma y queso Mascarpone. Todo un trampantojo loco, que tuvo tantísimo éxito que se quedó en la carta para siempre.

Y nos atrevemos a preguntarle a Blanca sobre cuál es el límite de Old School, a lo que responde que "el espacio limitado del local es lo único, porque en la cabeza tengo muchas más ideas, más hamburguesas del mes y unas cuantas opciones que seguirán sorprendiendo". Obviamente, si estas "amenazas" son ciertas, no podemos dejar de babear pensando en lo que puede llegar.

Miss Julio Entrevista OldLo que está claro es que cruzar las puertas de este antiguo y sórdido locutorio es entrar en un rincón diferente y auténtico, donde compartir charlas, cervezas y unas hamburguesas de escándalo, que siempre van a sorprender, así que, ya sabéis, no os conforméis con pedir, comer, pagar y salir. Sentaos, disfrutad del ambiente, comprender lo que significa el slow food de verdad, tanto leyéndolo en el manifiesto que encontraréis en la carta, como demostrado por Blanca, que se encarga de recibir, tomar comandas, servir y cocinar, ¡es una máquina! Sin duda,este es ese sitio al que ir sin prisas, con ganas de disfrutar y de vivir una experiencia irrepetible.

¡Larga vida a Old School!

Dirección: 
Calle de Palafox, 16
28010 Madrid Madrid
España

Añadir nuevo comentario