CAFÉ COMERCIAL: Una hamburguesa maravillosa en un entorno centenario



Ya suena lejos esa época en la que todos los madrileños sentimos que algo se apagaba en la ciudad cuando se supo que el Café Comercial cerraba sus puertas. Este local centenario, en el que se han vivido tertulias literarias en sus años dorados, no daba más de sí en una época de móviles, coches eléctricos, etc., así que vimos cómo echaba el cierre entre el dolor de todos. Pero esta historia tuvo un final feliz cuando un famoso grupo de restauración se decidió a volver a abrir este símbolo de la capital, manteniendo toda su esencia, prácticamente sin tocar nada, pero añadiendo un pequeño toque de calidad en su servicio y su propuesta gastronómica, que hacen que la experiencia al visitarlo complemente a ese mítico chocolate con churros que alguna vez ha caído.

Collage Local Café ComercialLa diferencia más notable se encuentra en la carta, donde ahora tenemos opciones más elaboradas y formales con, obviamente, unos precios más elevados, pero justificados a la hora de degustar unos platos que quitan el sentido y que harán que nuestra visita adquiera un nivel especial. Además, nos tientan con un brunch que promete bastante.

Collage Carta Café ComercialNosotros íbamos a por la hamburguesa, pero no pudimos evitar, como buenos fans del queso que somos, lanzarnos a por la burrata (14.75 €), pero no una cualquiera, ya que recibimos una buena ración de este lácteo de búfala, perfectamente elástico y delicioso, que descansa sobre un pesto de tomate seco, calabacín y brotes que nos enamoró desde el primer bocado y que no duró mucho en la mesa.

Burrata Café ComercialCon lágrimas en los ojos por la emoción de la burrata, nos llega la hamburguesa (15.5 €) a la mesa. Sencilla, cuidada y muy bien presentada, aquí el producto llama la atención por encima de las combinaciones, a veces, excesivamente complicadas. Aquí tenemos pan, carne y queso Cheddar muy bien fundido, con la lechuga y el tomate servidos aparte y una buena cantidad de patatas fritas caseras y deliciosas. La carne, de vaca madurada y cocinada en un horno Josper, destaca a simple vista, con un tamaño que ronda los 200-250 gramos y que corresponde en boca, con un profundo sabor, convirtiéndose en la reina del plato.

Hamburguesa Café ComercialEn cuanto al picado, es perfecto; grueso, pero no excesivo, loq ue permite cocinar a carne al punto adecuado, aunque admitimos que la habíamos pedido poco hecha y nos llegó más rosita por dentro que cruda. Aún así, el sabor a vaca es equilibrado y deja disfrutarla en todo su esplendor. El punto negativo, quizás, es el queso, del que esperábamos más presencia, aunque es un gran compañero, aportando su cremosidad habitual.

Detalle Corte Burger Café ComercialEl pan también destaca, siendo un brioche en su punto de dulzor, fresco y tierno, que se nos presenta ligeramente tostado, aunque le pediríamos un poquito más de tiempo al calor. Buena presencia y equilibrio para un elemento que abraza unos ingredientes de primera.

Y como no podía ser de otra forma, nos animamos con los postres, que sonaban bien en la carta y resultan sorprendentes, nada más llegar a la mesa. Se trata de una torrija caramelizada sobre arroz con leche y acompañada por helado de violeta (6 €) y la gran sorpresa, una tarta rota de chocolate negro (6 €) melosa, con un amargor equilibrado y en una ración que hizo nuestras delicias a niveles estratosféricos.

Tarta Rota Café ComercialEn definitiva, si ya merece la pena visitar el café Comercial por su historia centenaria y su ambiente, ahora, sentarse y degustar cualquiera de los platos de su carta hace que la experiencia se eleve hasta cotas de ensueño. La clave: el producto y el buen hacer en la cocina, no hay más.

Puntuación: 
4
Dirección: 
Glorieta de Bilbao, 7
28004 Madrid Madrid
España

Añadir nuevo comentario