BAR LOZANO: Un clásico que se empieza a apagar



Cuando hablamos sobre hamburguesas con nuestros amigos o conocidos (algo que, por suerte o por desgracia, es invitable en nuestro día a día), siempre salen a relucir los sitios más míticos o antiguos de la ciudad. Nombres como Alfredo's Barbacoa, Knight and Squire se repiten por doquier. Pero desde que empezamos nuestra andadura bloguera siempre ha salido a relucir un pequeño bar que, a modo de aldea gala, resiste ante modas y a las hamburguesas gourmet que le rodean. Estamos hablando del Bar Lozano, un local de los de toda la vida, en el que la barra lo ocupa todo y si se juntan varios parroquianos no tienes sitino ni para empinar el codo a gusto.

Collage Lozano LocalComo os decimos, el Lozano es uno de esos bares en los que varias generaciones se han crecido con un mini de cerveza o kalimotxo bajo el brazo y engullendo sus famosas en toda la ciudad hamburguesas. Con miles de cartelitos en los que se anuncian ofertas de bebidas alcohólicas y comida por todos lados, la experiencia Lozano es un disfrute para los sentidos que, además, no es nada cara.

Collage carteles LozanoComo podréis ver, si es que no habéis visitado nunca este bar tan mítico, los precios son bajos, casi tanto como el nivel de salubridad que se puede comprobar en cada esquina y esa pátina que le da al local ese rollo vintage que tanto le gusta a los hipsters de hoy en día (aunque no sea conseguido por un decorador, sino por el paso del tiempo).

Pero vamos al tema que tanto nos gusta, la manduca. Si bien la oferta gastronómica del Lozano se basa en bocadillos y fritangas varias, las hamburguesas tienen su pequeño hueco en la carta, hasta tal punto, que se han vuelto súper famosas.

Collage Carta LozanoConcretamente aquí tenemos cuatro variedades de burger a elegir, la básica, la especial, la especial con huevo y otra con carne de pollo. Nosotros nos lanzamos directamente a por la especial, pero antes nos pedimos un par de cañitas, con su correspondiente tapa de croquetas. Nos encanta el detalle, tanto de la tapa, como que sean croquetas, aunque bueno, digamos que la calidad de las mismas no son de gastrobar, más bien diríamos que son sacadas de gran superficie barata, concretamente, de la sección de congelados.

Cañas y Croquetas LozanoDurante la espera de nuestros manjares, pudimos comprobar la elaboración de varias hamburguesas, ya que la plancha está situada detrás de la barra y al lado de la puerta, como si de un showcooking de esos modernos se tratara.

Ya a simple vista, esas elaboraciones nos hicieron pensar en el nivel de batallismo que iba a tener la hamburguesa e hizo que en nuestra cabeza resonaran los ecos de locales especializados en hamburguarras tales como Akela o nuestro garito conejero favorito la Hamburguesería Súper Guay, en Lanzarote. De hecho, el toque salsero mediante la técnica de volcado de una garrafa de ketchup y otra de mayonesa con la etiqueta de Dia nos hizo confirmar el nivel del mismo.

Hamburguesa Especial Bar Lozano

A pesar de la calidad cuestionable, de la carne ultra fina y de los chorretones de salsa, tenemos que decir que, tanto a la vista como al gusto, estas hamburguesas están buenas. Matizamos que no se trata de ninguna maravilla gourmet ni nada por el estilo, de hecho, posiblemente sean la hamburguesas de batalla más flojas que hemos probado, pero no sabemos si será por la grasa acumulada en la plancha, por ese bacon perfectamente asado o por ese pan Bimbo adecuadamente tostado. El caso es que, por 3.5 €, tenemos ante nuestros ojos uno de los motivos por el que el Bar Lozano ha pasado a instalarse en la retina de cientos de ex jóvenes madrileños.

Lamentablemente, como os decimos, para comer una burger de batallera hay algunas opciones mejores, sin duda, pero oye, si estáis por el centro, os aprieta la gusta y no queréis pagar mucho por comer y saciar el apetito, esta opción es más que aconsejable.

Detalle Corte Burger LozanoMucha lechuga, mucha cebolla y mucha mayonesa es lo que os encontraréis en una burger en la que la carne juega un papel testimonial y donde el pan se erige como gran ganador en la batalla de los ingredientes, a pesar de ser de bolsa y barato. Realmente os aconsejamos que, por un euro más que la básica, os pidáis la completa, con huevo, por aquello del aporte nutricional.

En definitiva, el Bar Lozano se ha convertido, por méritos propios, en el lugar por antonomasia donde comer una hamburguesa de batalla como es debido. Un local mítico que, desafortunadamente, no ha podido soportar la llegada de la anulación de la renta antigua y que se verá a cerrar sus puertas si alguien no lo remedia. Ni la competencia brutal que tenemos en la zona, ni el paso del tiempo, ni los heavies que antes poblaban el lugar, nada, ha sido el dinero lo que va a matar este bar en el que muchos hemos crecido y qu emiramos de reojo con una lagrimita que cae mientras recordamos tiempos mejores. Así que valga desde aquí este post, que más que una reseña sobre calidad y recomendaciones, quiere hacer un homenaje a este reducto que fue para muchos jóvenes que salíamos por una zona que ya nada tiene que ver con lo que fuera antaño.

PRECIO DESGLOSADO DE LA VISITA

2 CAÑAS: 4 €

2 HAMBURGUESAS ESPECIALES: 6 €

TOTAL: 10 €

Puntuación: 
2.5
Dirección: 
Calle de San Joaquín, 14
28004 Madrid Madrid
España

Añadir nuevo comentario