BACOA: Y los cambios llegaron



Ha pasado un tiempo desde que Bacoa llegase desde Barcelona y nos pudimos acercar a conocerlos. En aquella ocasión, sentimos un poco decepción ante unas hamburguesas con excesos de salsas, que tapaban una carencia absoluta de sabor. Afortunadamente, en esta segunda oportunidad hemos conocido cambios, que empiezan en el local y aunque sutiles, sí que nos ayudan a conocer un poco más sus burgers. Todo se ha llenado de dibujos hamburgueseros, en los que se explican los componentes de sus platos y al fin y al cabo, de toda su carta.

Collage Local Bacoa 2Hablando de la carta, aunque seguimos con el concepto de rellenar un papel, entregarlo en caja y esperar a que nos traigan nuestras viandas a la mesa, sí que vemos que ha cambiado de formato, aunque conservando precios y especialidades, además de las diferentes opciones d epersonalización. Todo parece mucho más sencillo y atractivo a la vista.

Collage Carta Bacoa 2Como no nos queríamos complicar con las miles de combinaciones, nos fuimos a por una hamburguesa clásica y una Bacoa, junto unas patatas fritas en bastones. A veces lo sencillo es lo que más funciona y así fue, ya que, desde el primer mordisco, vimos que los cambios eran más que una mano de pintura y unas variaciones en la decoración.

Empezamos con la clásica, con 200 gramos de carne de vaca gallega, lechuga, tomate, cebolla y mostaza de la casa, donde sorprende, además de por su sencillez, por un bocado fino y suave, a la par que ligero, como si no estuviésemos ante una hamburguesa al uso y que se deja comer estupendamente bien.

Hamburguesa Tradicional Bacoa 2Además, ahora te preguntan el punto de la carne, lo cual es de agradecer y encima lo respetan, que también es un logro. Desafortunadamente, echamos de menos un poquito más de sabor en la carne, ya que nos pareció un poquito sosa. Eso sí, si el cocinado ha mejorado con creces, el picado ahora es ideal y la textura tanto al morder como al masticar es cuasi perfecta.

Detalle Corte Burger Bacoa 2Tras esta primera sorpresa, nos vamos con la Hamburguesa Bacoa, la de la casa, también con la misma carne, pero esta vez secundada por bacon a la parrilla, pepinillos, quesos manchego y Cheddar y mostaza de la casa. 

El conjunto está bien, muy bien, pero luego, por separado, encontramos el mismo problema, la carne, que se queda corta ante tal despliegue por parte del resto de ingredientes, que tiran más a fuertes y ácidos, lo que la hace desmerecer hasta el punto de que sólo está presente gracias a su textura.

Hamburguesa Bacoa 2Entre las muchas opciones de personalización, tenemos la del panecillo, aunque esta vez nos fuimos a por el normal, sin complicarnos. Este panecillo clásico, blanco y con semillas de amapolas es fresco y suave como para no pensar en otra opción. Además, se presenta tostado a la perfección con un poquito de mantequilla.

Como las burgers van sin acompañanantes, pedimos unas patatas fritas tradicionales, que se presentan en una especie de cucurucho y en muy buena ración. Caseras y cortadas en bastones muy finos, son ideales tanto para comer solas como regadas por el ketchup o la salsa brava de la casa. Quizás el único punto en su contra sea el exceso de sal, pero lo pasamos por alto por tratarse de una compañía estupenda para nuestras hamburguesas.

Patatas Fritas Bacoa 2En definitiva, muchos son los cambios que hemos advertido en nuestra segunda visita a Bacoa. Algunos son muy sutiles y otros importantes a simple vista. Desde la decoración, hasta la presentación de los platos, todo mantiene la esencia, pero con una vuelta de tuerca que era necesaria para competir en una plaza tan complicada como es nuestra amadísima ciudad. Salvando detalles como el sabor casi desaparecido de la carne, hemos visto una gran evolución, que nos ha gustado bastante. Eso sí, seguimos teniendo el problema de los complementos, lo cual puede ser un arma de doble filo y lo que parece barato, se acaba convirtiendo en excesivo. Aún así, si no nos complicamos, es una opción más que interesante si estamos por el Centro. Ahora todas las salsas están en su sitio, chorreando lo justo y dejando paso a un disfrute que ya echábamos de menos.  

PRECIO DESGLOSADO D ELA VISITA

2 BOTELLAS DE AGUA: 2.6 €

1 HAMBURGUESA CLÁSICA: 5.95 €

1 HAMBURGUESA BACOA: 8.5 €

1 FRENCH FRIES: 2.5 €

TOTAL: 19.55 €

Puntuación: 
3.5
Dirección: 
Carrera de S. Jerónimo, 3
28014 Madrid Madrid
España

Comentarios

Pues habrá que volver a probar Por que la primera vez fué una decepción Le tendremos que dar el beneficio de la duda
Imagen de HeM

Sin ser una locura de cambios, s enota que se preocupan y han escuchado a sus clientes. Faltan cosas, pero van por buen camino, aunque queda un poquito todavía para hacernos exclamar de placer ;)

Añadir nuevo comentario