BACOA: Las hamburguesas más salseras del centro de Madrid



Como ciudad grande, cosmopolita y capital de un país, los que vivimos en Madrid, ya sea de nacimiento o por cualquier otra circunstancia, siempre nos alegra ver cómo locales de referencia aterrizan en nuestras calles buscando repetir el éxito del que vienen precedidos en sus ciudades origen. Véase el ejemplo de Anauco o Burger Joint, que nos vino directamente desde el otro lado del charco. Pues bien, ahora le toca el turno a Bacoa, un restaurante especializado en hamburguesas que ya cuenta con cinco establecimientos abiertos en Barcelona. Ante tal panorama, sólo era cuestión de tiempo que llegasen por aquí estos hamburgueseros que hacen gala de un local espectacular y una carne (y demás ingredientes) de primera.

Así que, aprovechando el evento de inauguración que tuvo lugar hace poco en su nueva base de operaciones, casi casi en la mismísima Puerta del Sol y rodeados de blogur@s de moda (de verdad que no entendemos la perspectiva de las agencias al invitar a este tipo de eventos a gente que habla de cremas o ropa, pero bueno, qué le vamos a hacer), cargamos nuestras cámaras y nuestras mandíbulas para conocer este concepto tan curioso.

Collage Local BacoaComo os decimos, en lo referente al local está todo muy cuidado, contando con un diseño fresco, desenfadado y en el que la imagen de marca de calidad nos entra por los ojos en todo momento. Además de las mesas bajas, contaremos con barras y banquetas para comer si tenemos un poco más de prisa, siempre flanqueados por botellas de salsas y condimentos para las patatas fritas (de las que luego hablaremos). Aquí todo es práctico, haces el pedido, que previamente has marcado en un papel, te diriges a la barra, te dan las bebidas y un avisador, que te informará cuando tu pedido esté listo para acercarte a por él. Sí, un sistema parecido a esa franquicia de mini bocadillos (o montaditos), pero con algo más de calidad, al menos a simple vista.

Carta Bacoa

Aquí hay poco más que hamburguesas. No hay entrantes, no hay postres, ni mucho menos café. Sólo bebidas, burgers y una ensalada. Eso sí, encontraremos multitud de opciones de personalización para nuestra elección y muchas, muchas salsas, las cuales cobran aparte, lo que puede suponer un disgusto par a nuestra cartera si nos venimos arriba pidiendo..

Ante tanta opción, nos animamos a probar una hamburguesa de temporada, con pan integral y carne ecológica del Pirineo. La otra elección fue para un clásico, al menos en la ciudad condal: la Bacoa Burger, con pan clásico y carne del Norte del país, ambas de 200 gramos, como todas las de la carta. También podremos encontrar una opción vegetariana, así como alguna que otra con pollo.

Hamburguesa de Temporada Bacoa

Esta especie de hamburguesa campera se nos presenta con una carne muy bien picada y condimentada, de un sabor tan suave que casi juega al despiste de sabores en nuestro paladar, a la cual acompaña una pasta a base de boletus también muy ligera, aunque deja notar la presencia de los hongos. Como en el resto de opciones de la carta, el tomate y la lechuga son frescos y acompañan muy bien, además de no permitir que los jugos nos jueguen una mala pasada. Sencilla, pero muy decente.

Respecto al punto de la carne y a pesar de que nos dijeron que no se puede elegir, notamos ciertas diferencias entre nuestras dos elecciones, siendo la de esta primera, el que más se aproxima al que nosotros pensamos que debería ser el adecuado para degustar todo el conjunto con éxito.

Detalle Corta Hamburguesa Bacoa 1

En cuanto al pan integral, no quedamos muy convencidos con él, ya no sólo porque te cobran un recargo al elegirlo, sino porque es demasiado grande, sobrando en buena cantidad. Además, es un poco soso y no da nada de juego, hasta el punto de que a veces llega a apelmazarse en algún bocado. Si os acercáis por aquí, elegid el clásico, os va a encantar.

Por otro lado, nuestra experiencia con la Bacoa Burger es contradictoria, ya que a simple vista parece más la presentación de un local de playa que la de un sitio especializado en hamburguesas, con mucha salsa por todas partes ya servida, cosa que desaconseja nuestro Decálogo Hamburguesero y encima juega en contra de una carne que, a priori, es de una altísima calidad.

Hamburguesa Bacoa

La carne vuelve, aquí, a repetir las mismas virtudes y defectos que en la anterior, con la salvedad de que, con tanta mostaza y mayonesa, perdemos perspectiva, cosa que también ocurre con el bacon. Y si encima esos sabores se juntan con el vinagre de los pepinillos, como os decimos, muchas veces esos bocados nos llevan más a un chiringuito de playa que a un restaurante de hamburguesas gourmet.

Eso sí, aquí el pan sí que juega y muy bien jugado. Del mismo distribuidor que el que le trae el material a nuestra querida Cafetería HD, se trata de un bollo con semillas de amapola fresco, consistente y muy bien tostado con mantequilla en cocina. No lo dudéis, éste es vuestro pan si visitáis Bacoa.

Como os hemos dicho antes, el punto de la carne en esta ocasión varía y nada mejor que una instantánea para comprobarlo por vosotros mismos. No hay lugar a dudas, no es ni por el tipo de carne ni nada, simplemente está más hecha.

Detalle Corte Hamburguesa Bacoa 2

Un punto negativo es que todas las burgers se sirven sin acompañamiento, por lo que, si queréis patatas fritas, os va a tocar pedirlas aparte, con el consiguiente aumento de precio. Eso sí, la variedad está asegurada, pudiendo encontrar desde las típicas cortadas en bastones, rústicas, bravas, alioli, etc (todas éstas son las mismas, sólo cambia la salsa, que te dan un tarrito y que te cobran dependiendo de la que elijas). En nuestro caso, nos decantamos por unas bravas y unas alioli, por lo que nos encontramos con una ración doble de patatas rústicas y dos tarrinas pequeñas para dippear. Eso sí, se trata de papas caseras, bien fritas y por buscarle un pero, cortadas en trozos demasiado grandes. Muy ricas en general.

En definitiva, Bacoa llega con fuerza a la capital, una plaza muy dura donde triunfar. Con una gran apuesta económica, una ubicación inmejorable y un servicio bastante agradable. Con unas hamburguesas decentes, aunque mejorables en algunos aspectos y con el tremendo punto en contra de los precios, ya que si pedimos una burger, unas patatas y una bebida, nos estamos yendo a los 20 € de media y si nos liamos a pedir salsas (algunas llegan a costar hasta 2 €), se dispara del todo. Eso sí, la calidad es una máxima en este local que esperamos, dé mucho que hablar en los próximos tiempos.

PRECIO DESGLOSADO DE LA VISITA

1 BOTELLA DE AGUA: 3 €

1 CERVEZA COOPERS: 4 €

1 PATATAS FRITAS ALIOLI: 3.4 €

1 PATATAS BRAVAS: 3.9 €

1 HAMBURGUESA DE TEMPORADA: 7.5 €

1 BURGER BACOA: 8.5 €

TOTAL: 30.3 €*

* Pedimos varias salsas, pero no apuntamos los precios, por lo que este total puede variar depediendo de ello.

Puntuación: 
3.5
Dirección: 
Carrera de S. Jerónimo, 3
28014 Madrid Madrid
España

Comentarios

Fast food a precio de restaurante... que pereza.

Estuvimos mi novio y yo cenando allí este Jueves 3 de Diciembre, y podemos decir que salimos encantados. Es un lugar acogedor, nos llamó la atención cuando pasamos por delante y una vez dentro pudimos comprobar, no sólo la calidad de las hamburguesas y sus precios razonables, ( es una de las hamburguesas mas ricas que he comido), sino también el trato amable de sus empleados. Daba gusto como atendían. Por nuestra parte, un 10 chicos/as. Rubén y Miri

Añadir nuevo comentario