AVIBURGER: Hamburguesismo original con una gran relación calidad/precio



Madrid esta, cada día que pasa, más lleno de hamburguesas y eso nos gusta, aunque también nos preocupa, porque es muy difícil sorprender al personal con nuevas creaciones. Por eso, cuando los amigos de AviBurger nos invitaron a conocer sus propuestas, nos entró la cautela. Aunque ya desde que pasamos por la puerta, vemos calidad en su decoración, con unas mesas bien distanciadas y cómodas en un espacio agradable, muy bien iluminado e ideal para disfrutar de una comida sin ningún tipo de prisa.

Collage Local AviburgerAl tratarse de un local importado desde venezuela, en la carta podemos elegir entre entrantes típicos de allí, como los tequeños o las arepitas, que conviven con el  mac 'n' cheesse o el pollo rebozado. Pero donde destacan las propuestas es con las burgers, de todo tipo y condición y nombres que hacen alusión a montañas patrias, ya que, en su "versión original", eran de su país de procedencia, ya que es la sierra de Ávila la que da nombre al local. Pero lo que nos llamó la atención por completo fueron los Platos del diablo; unas creaciones a base de queso y chistorra o bacon, cebolla y jalapeños, rebozado formando un disco. Ahora lo comprenderéis mejor. En cuanto a precios, en la media, incluso tirando a bajos, sobre todo teniendo en cuenta que podemos personalizar nuestra hamburguesa con tamaños, pan e incluso acompañamientos.

Collage Carta AviburgerComo no sabíamos por donde empezar, la chica que nos atendió, tremendamente simpática y gran conocedora de todas las opciones, nos recomendó pedir el Avicompis (9.5 €), una especie de combo con casi todos los entrantes. Una manera muy interesante de ir haciendo hambre, pero que, al llegar, nos sorprende por el tamaño del plato y su presentación

Aun así, todo está brutal, desde sus finísimos y crujientes aros de cebolla, hasta los tequeños, de buen tamaño y pasando por el pollo rebozado con corn flakes de saborazo espectacular o las arepitas, que SABEN a queso a morir. Pero lo mejor es la salsa alemana, con pepinillo y de la que no os querréis seperar nunca.

Entrantes AviburgerCon el estómago bastante lleno, llegó el turno de nuestras hamburguesas, o sea, dos platos del diablo con 210 gramos (11.5 €) de carnaza poco hecha cada una y sus famosos discos. La primera incluye queso con jalapeños y cebolla muy bien enrollada en bacon, formando un conjunto rebozado espectacular, que tiene identidad propia, hasta tal punto, que la carnaza podría ser suprimida. De todas formas, el patty no tiene nada que envidiar y sigue siendo el rey, con gran sabor y condimentado a la perfección. El resultado es un bocado equilibrado, picante, pero no imposible de comer.

Plato del Diablo AviburgerLa otra opción es igual, pero en el famoso disco viene quesazo y chistorra, nada picante y con una potencia de sabor espectacular. No necesita más para conquistarnos y posicionarse como una gran opción para esos pecadores amantes de los cheatmeals. Además, el abrazo del pan no puede ser mejor con un bollo de multicereal en una y de queso y orégano en otra, ambos de masa madre, súper frescos y muy bien tostados.

Plato del Diablo Aviburger 2En cuanto al punto de la carnaza, hay que admitir que es casi clavado, aunque la pedimos poco hecha y nos vino un poquito por encima. Pero, a pesar de eso, la jugosidad y saborazo de la misma es más que patente a cada bocado y eso no es fácil, teniendo en cuenta el resto de ingredientes con los que se mide. Eso sí, ante el peso de todo lo que lleva la burger, es más que normal que la parte de abajo acabe chafada y sea muy difícil de agarrar. Ideal para los que nos gusta mancharnos las manos mientras comemos.

Detalle Corte Burger AviburgerEn cuanto a la guarnición, las opciones también son muy variadas, pudiendo elegir entre patatas fritas tradicionales, riquísimas cortadas en bastones finos, al igual que el boniato. También tenemos aros de cebolla o papas con trufa, teniendo éstas últimas un sobre coste de 1 €.

Así fue nuestra visita a AviBurger, una gran sorpresa con platos inmensos y con una relación calidad/precio estupenda. Mucha atención a los que comáis por los ojos, que a lo mejor no podéis con todo. Además, el local es impecable y acogedor y el servicio educado y simpático. Sin duda, volveremos a probar más cosas ricas, porque una sola visita sabe a poco :)

Puntuación: 
4
Dirección: 
Calle de San Bernardo, 97Calle de San Bernardo, 97
28015 Madrid Madrid
España

Añadir nuevo comentario