ALFREDO'S BARBACOA: Una carne espectacular pero...


Nos lo seguimos preguntando, la eterna cuestión, ¿cuál es la mejor hamburguesa de Madrid? Y en nuestra incesante búsqueda a muchos les extraña que la mítica hamburguesería Alfredo's Barbacoa no aparezca en los “top”.
 
Así que decidimos darle otra oportunidad y volver con los sentidos bien abiertos a su local original, al de la calle Juan Hurtado (metro Cuzco), escoltados por un par de amigos en “su primera vez” con el famoso neoyorkino Alfredo y sus hamburguesas a la parrilla.
 

Ya sabéis que Alfredo's cuenta con tres locales en este momento, el primero de ellos -del que nosotros os hablamos hoy- abierto en 1981 y los dos siguientes en el barrio Salamanca (calle Lagasca y calle Conde Aranda) de aperturas posteriores en 1986 y 2013. Sin duda, las hamburguesas de Alfredo podrían ser (por no decir que son) las primeras que los madrileños con sus pelos ochenteros pudieron degustar al más puro estilo americano y desde aquí queremos dar las gracias a su propietario por convertirse en uno de los precursores del hamburguesismo en nuestra ciudad, que sigue latiendo con fuerza.

 
Previa reserva (que de otra manera es imposible), nos presentamos en el restaurante de Juan Hurtado, que estaba nuevamente a reventar. Los que habéis estado por allí ya sabréis que lleva a engaño porque, si bien la primera planta tiene escasamente cuatro mesas, en la planta sótano se abre un mundo paralelo de la hamburguesa con un comedor sombrío al más puro estilo taberna de mala muerte americana.
¿Que es un sitio agradable para tener una cita romántica? Pues ya os decimos que no, la decoración (que no llega a ser más que un compendio de historias acumuladas a lo largo de la vida del restaurante) puede llegar a ser un tanto sobrecargada y agobiante si a eso le sumas el ruido de la sala; sin embargo, no deja de ser un antro auténtico de paredes de gotelé en el que hincarle el diente a una burger con salsa BBQ y dejarse de tonterías.
Una de las grandes críticas que siempre hemos oído tanto por las redes como en conversaciones hamburguesiles, es la del servicio de los restaurantes de Alfredo's. Malas caras, camareros rudos y, en general, la sensación de que quieren que te largues lo más rápido posible. Y, sinceramente, en visitas previas que hemos hecho lo hemos notado en nuestras carnes... En esta ocasión que os comentamos podemos catalogarlo como de simplemente correcto en cuanto a las maneras; sin embargo, el error garrafal de traernos dos hamburguesas iguales y no saber ni distinguir ni el tamaño ni el punto de la carne para tener que llevarse la de esta hamburguesera que escribe y traer otra 10 minutos después no nos parece de recibo en una hamburguesería con tanto rodaje como ésta cuando además ni si quiera se piden disculpas por ello.

Pero vamos a lo que vamos, veníamos directos a comer nuestro plato favorito y eso fue lo que hicimos. De entre los dos tamaños posibles a elegir, nos decantamos por el de la Super (250 gramos), ya que el de la Alfredo's (160 gramos) se nos antojaba corto sin pedir ningún entrante. En esta visita decidimos tirar a lo básico y nos zampamos un par de Super Alfredo's con queso, bacon y salsa barbacoa y una BLT (bacon, lechuga tomate y mayonesa).

Ya veis que el menú no es excesivamente largo (encontramos 7 variedades de hamburguesas) y no se han roto mucho la cabeza para hacerlo; sin embargo, la carta nos parece más que suficiente y completa, además de ser un detalle para todos aquellos intolerantes al gluten, ofreciendo la opción para ellos.
Empezamos por el plato fuerte, de lo que provienen las grandes alabanzas para las hamburguesas de Mr. Alfredo, la carne. El sabor del de cebón a la parrilla es descorazonador, hace bailar samba a nuestras papilas gustativas. La carne es sabrosa, está bien picada y bien hecha (cuando te traen el punto y el tamaño que has pedido) y, en definitiva, sabe a gloria bendita.
Pero nos quedamos con la mosca detrás de la oreja porque tras la confusión que habíamos vivido antes, la otra hamburguesa Super que habíamos pedido "muy hecha" nos parecía enana en comparación con las "poco hechas" y la única explicación que los camareros supieron encontrar era que, al estar más cocinada, la carne era mucho más pequeña. Con la experiencia que tenemos a nuestras espaldas, nos resulta difícil creer que la diferencia de tamaño entre una y otra sea de casi el 50% simplemente por estar cocinadas de forma diferente y eso nos dejó un mal sabor de boca a pesar del exquisito gusto a parrilla.

El resto de ingredientes de las hamburguesas se sirven en buenas cantidades y sólo tenemos palabras de adoración al bacon y a la salsa barbacoa, aunque sí que echamos de menos un poquito más de queso en el tamaño más grande de la hamburguesa.
Con una carne tan buena y con tantos años sirviendo hamburgers, todavía nos resulta curioso que se siga usando el panecillo "Bimbo" de toda la vida. Ya os hemos dicho en alguna ocasión que a veces preferimos ceñirnos a "lo de toda la vida" pero lo que no tenemos tan claro es que por el precio que estamos pagando (9,50€) se sea capaz de servir un pan tan prefabricado, habiendo en el mercado todo tipo de opciones.
Igual nos pasa y nos desencanta con las patatas fritas. Unas patatas fritas más que congeladas, peladas y mondadas, sin ninguna gracia, aunque servidas en buena cantidad. Sin duda alguna, aumentar el precio un poco (0,95€) y pedir la patata a la brasa hace que la experiencia gane muchos puntos pero ¿realmente debería ser así?

La hamburguesa de 250 gramos viene acompañada de ensalada de col, otro de los platos fuertes de Alfredo's. Nosotros no somos grandes admiradores de este acompañante pero nos animamos a ello y nos pareció que estaba más que correcta, además de servirla en buena cantidad.
En definitiva, ¿es para nosotros la hamburguesa de Alfredo's la mejor de todo Madrid? no queremos ser polémicos pero NO. Sin duda, la carne nos ha vuelto a enamorar pero, como ya venimos un tiempo intentando contar por aquí, no todo acaba ahí y para alcanzar semejante título la relación calidad-precio de la que tanto se habla debe ser la que mande. Un servicio despistado y a veces brusco, junto a detalles como las patatas congeladas o el panecillo industrial nos hace pensar que Alfredo's vivió su momento de gloria pero que para seguir compitiendo con el resto de jugadores que han ido surgiendo desde los años 80 debería replantearse la forma de hacer las cosas.

¿Tú qué opinas? ¿te gusta su carne tanto como a nosotros pero crees que existen "peros"? ¡Comenta con nosotros!

PRECIO DESGLOSADO DE LA VISITA:

2 HAMBURGUESAS SUPER QUESO, BACON Y SALSA BBQ: 19€
1 HAMBURGUESA SUPER BLT: 9,50€
SUPLEMENTO 1 PATATA A LA BRASA: 0,95€
3 REFRESCOS: 7,65€

TOTAL: 37,10€ - PRECIO POR PERSONA: 12,36€

Puntuación: 
3.5
Dirección: 
Calle Juan Hurtado de Mendoza, 11
28036 Madrid Madrid
España

Comentarios

Son buenas hamburguesas pero sin duda no las mejores. Has descrito perfectamente todo. En mi opinión New York Burguer son bastante mejores y posiblemente las mejores de Madrid.

Hola, Para empezar el local original es el de Lagasca, no el de Juan Hurtado de Mendoza, pero si quieres hablamos de este último, ya que los conozco los tres. El Alfredo's es un antro, estoy de acuerdo (no te digo nada como era aquello cuando se podía fumar), pero es un antro maravilloso y la decoración caótica y sobre todo auténtica forma parte de la experiencia "americana" de comer allí. Me imagino que teniendo una página como esta eres un fan de las hamburguesas, al igual que yo, así que supongo que habrás visto el programa "Man vs food" ("Crónicas carnívoras" en España). Echa un vistazo a los sitios que aparecen allí y verás que comer en un sitio como Alfredo's es lo más parecido a hacerlo en un auténtico restaurante de la América profunda. Muchos dueños de cadenas de hamburgueserías "sin alma" matarían por reproducir un ambiente como el que hay en Alfredo's, pero ese es el problema: es auténtico y no se puede reproducir. Ojalá no deje nunca de ser un antro. A mi siempre me han tratado bien, aunque reconozco que esto es subjetivo. Lo que no es subjetivo es el hecho de que la relación entre número de camareros y número de mesas le da mil vueltas a cualquier restaurante, incluidos muchos de postín. Esto hace que siempre haya un camarero cerca y listo para reponerte la cerveza o solucionar cualquier petición. La carne de cebón, como tu dices, es espectacular y la razón de ser de Alfredo's. Lo que debería ser el "core business" de cualquier hamburguesería. Alfredo's es el único sitio en el que yo tomo la hamburguesa sola con su salsa barbacoa y su pan. Por cierto, describirla como "descorazonadora" cuando quieres decir que es exquisita es algo semánticamente incorrecto, ¿no crees? La carta da para lo que quieras. Tienes todos los ingredientes a tu disposición y los puedes pedir las combinaciones que te apetezcan. ¿Qué quieres decir con es eso de que no se han roto la cabeza? ¿Te refieres a que no se han dedicado a hacer combinaciones de ingredientes y ponerles nombrecitos como "Broklyn", "Queens", "Empire State" y cosas así? Sinceramente, prefiero elegir yo los ingredientes y que no me tomen por tonto. ¿Que deberían replantearse la forma de hacer las cosas? ¿En un restaurante con 30 años de historia y en el que hay que darse de tortas por pillar mesa en algunas épocas del años y en el que los fines de semana no se pueden permitir ni darte un café porque doblan e incluso triplican turno de comidas y cenas y tienen a 40 personas esperando en la calle para entrar? Es como decirle a Google que debería replantearse la forma en la que realiza sus búsquedas. El problema del Alfredo's es que se ha hecho demasiado famoso (bendito problema) y que el título de "las mejores hamburguesas de Madrid" al que se ha hecho acreedor (merecidamente en mi opinión) crea a veces unas expectativas desorbitadas y oye, al fin y al cabo, hablamos de carne de cebón a la parrilla entre dos panes. Un saludo

Amén a eso
Imagen de HeM

Hola Alfonso,

Por alguna razón, se nos había pasado tu extenso y detallado comentario, el cual te agradecemos. En muchos temas coincidimos y obviamente, en otros muchos no, por lo que vamos a resumir nuestras popiniones, a fin de no cansarte con la letra. Sí, es un antro y sí, lo sigue siendo, como muchos de los que salen en el programa al que haces referencia, aunque no todos son así, como hemos podido comprobar en nuestras largas estancias viviendo en Estados Unidos. 

No, no nos hemos equivocado, utilizamos el término "descorazonadora" para referirnos a su hamburguesa queriendo que signifique eso y no lo que tú quieras (al fin y al cabo, este post lo hemos escrito nosotros, no tú, aunque te animamos a que lo hagas) y como dices, una carne, por muy buena que sea, cosa que se puede encontrar en más sitios de Madrid de los que te piensas, colocada entre dos panes de bolsa, es como para pensarse si pedirla sola, pero oye, que a ti te gusta y prefieres eso a otros muchos sitios, nos parece estupendo.

Seremos muy osados, pero sí, nos parece que ese modelo de negocio estaba bien, pero los tiempos han cambiado y deberían adaptarse, sólo lo comentamos desde nuestro humilde punto de vista. Con Google pasa lo mismo que comentas, hay muchos analistas que dicen en qué se equivoca esa compañía, aunque la diferencia de nivel tiene unos cuantos ceros en su presupuesto como para que se permitan equivocarse.

Sentimos si no te ha gustado nuestra opinión, peor al fin y al cabo, es eso, una opinión, al igual que la tuya, la cual respetamos. Y consideramos que es un local absolutamente sobrevalorado, pero que tiene la fama suficiente como para que haya colas y que esperar sitio (como en otros muchos que conocemos, pero bueno). Al final esto se resume con un refrán: "crea fama y échate a dormir".

Te reiteramos el agradecimiento por leernos y comentarnos y esperamos que lo sigas haciendo y que visites muchos más sitios para compartir con nosotros tu experiencia.

SABIA REFLEXIÓN. COINCIDO AL 110%.

CON ALFONSO CLARO....

Hola!! Llevo yendo a Alfredos desde hace más de 20 años, he probado mil sitios de hamburguesas en españa y en el resto del mundo, y Alfredos es inigualable. De las mejores hamburguesas que he probado nunca y sin duda la mejor de Madrid. Es cierto que a veces el servicio es lamentable, y el pan puede ser mejorable, pero a pesar de ello, en mi opinión, son las mejores de Madrid. Me encantan las hamburguesas Gourmet, y sitios como NY Burguer están muy bien, pero cuando quiero el autentico sabor americano, Alfredos nunca falla.

Hoy he vuelto al origen, a Juan Hurtado de Mendoza, desde los años 80 he disfrutado de estas hamburguesas americanas. Todo sigue como entonces pero se ha convertido en un negocio, ahora bien, la raíz originan sigue estando presente y la calidad, con el pan Bimbo, sigue siendo la misma. Hoy me he tomado un burbon a la salud del Boss y que pronto se mejore de sus achaques. Hoy mis hijos han descubierto lo que es una muy buena hamburguesa.

Añadir nuevo comentario