Google+

martes, 23 de abril de 2013

ROCK AND ROLL MADRID: llegan a Madrid las hamburguesas rockeras.

Que estamos en la era de globalización es un hecho y que Internet hace que la gente encuentre y se una, también. Pues así llegaron a nosotros las noticias de la existencia un nuevo local hamburguesero en nuestras calles.

Rock and Roll Madrid se postula como una buena opción, en pleno centro de Madrid, en el que las buenas hamburguesas son acompañadas por buena música y un cuidado ambiente, lo cual es de agradecer. Situado cerca de la Plaza de Ópera y a dos pasos del Mercado de San Miguel y la Plaza Mayor, se agradece tener esta opción en una zona donde, curiosamente, escasean los restaurante de hamburguesas de calidad.

Llama la atención, nada más entrar, lo cuidado de la decoración del local, recientemente inaugurado, nos contaron que apenas llevan dos semanas abiertos. Distribuido en dos espacios, el de la entrada se puede considerar más para picar algo y relajarse tomando unos gin tonics (de esto hablaremos después) y el segundo ya es más comedor, con un gran mural pintado a mano y con unas mesas temáticas, que llevan, cada una, el logo de un grupo mítico de rock.

Detalle del comedor de Rock and Roll Madrid. Proveniente de su web.
Como decimos, esta nueva propuesta hamburguesera tiene, de momento, un corto recorrido, lo cual es una apuesta valiente de un equipo joven y con ganas, muy de agradecer y más en los tiempos que corren. Reiteramos lo de gente joven, con ganas de trabajar y muy simpática, que te arropa desde que llegas, cosa que se nos antoja fundamental y que hizo nuestra visita muy agradable.

Un detalle que nos gustó mucho y que se agradece cuando ocurre es que, al traernos las bebidas, pudimos acompañarlas con unas aceitunas y unas patatas chips, no podía empezar mejor nuestra visita.

Y llegamos al "momento menú", muy, muy original que, como era de esperar, nombra sus platos con nombres de cantantes míticos (me quedé con las ganas de probar la Kurt Cobain).

Detalle de la carta. Original y rockera.
Como veis aquí arriba, la carne de casi todas las hamburguesas es de cebón, de 200 gramos, lo cual se nos antoja un poco pequeña, pero con unas combinaciones de ingredientes muy originales y llamativos. Además, también disponemos de una opción de carne de cerdo y otra de la tan de moda carne de Wagyu.

Antes de pasar a nuestro plato fuerte, nos decantamos por unos nachos con guacamole, a los que somos adictos allá donde vamos. Hay que decir, con sinceridad, que nos dejaron un poco fríos, ya que esperábamos más de este entrante. Las tortillas parecían de bolsa y la salsa también parecía de bote. Es sólo una opinión que hizo bajar unos puntos a nuestra visita. Tendremos que probar más entrantes para ver si nuestra opción no fue la más acertada.

Nachos con guacamole.
Personalmente, añadiríamos a este plato algo de queso fundido o el clásico pico de gallo y salsa agria, ya que, como os decimos, esta opción se queda un poco coja y puede llegar a dejar a dejarte negativamente sorprendido.

A pesar de todo, llegamos a lo que realmente nos interesa: las hamburguesas. Tuvimos mala suerte y no disponían de las que elegimos primeramente, pero las siguientes opciones también fueron bastante agradables.

Hamburguesa Mick Jagger.
La carne, ese eterno protagonista de nuestras reseñas, nos pareció muy buena, muy jugosa y bien cocinada, si bien es verdad que una de ellas la queríamos al punto y vino poco hecha. La unión del foie con los boletus, le confiere un gusto extraordinario y junto con la jugosidad de la carne hacen que sea una elección ideal en cualquier visita a Rock and Roll, si bien es verdad que este tipo de carne es más compacto y con menos grasa y no a todo el mundo le convence, nosotros no somos el caso, desde luego.

Hamburguesa Rosendo.
En el caso de esta segunda hamburguesa, bautizada como el padrino de rock español, tenemos la clásica unión de queso de cabra a la plancha con reducción de frambuesa que tanto nos gusta y que conjuga a la perfección con una carne poco hecha de cebón.

Llegados a este punto, os estaréis preguntando por el panecillo, pues bien, he querido dejarlo para el último momento porque, quizás, se el punto más flojo del plato. Y es que se nos ofrece un panecillo que se nos antoja demasiado grande para albergar una carne de 200 gramos y que provoca que, a veces, muerdas sólo pan. También es un detalle que se puede mejorar el hecho de que no se nos presente ni siquiera un poco tostado, unido este hecho a que estaba un poco seco, hacen que las hamburguesas no acaben de llegar al nivel espléndido que se espera. Pero, desde luego, viendo que el local lleva abierto poco tiempo, son cosas que se pueden mejorar y que, estamos seguros, harán que los platos suban varios enteros en el gusto del cliente.

Os habréis fijado también en las patatas fritas que acompañan a las hamburguesas, aunque también se puede elegir la opción de las típicas patatas gajo. En este caso eran las caseras, muy ricas y crujientes pero, pensando de una forma subjetiva, un poco escasas de cantidad. Quizás el detalle más pequeño y que no hace desmerecer el global del plato.

En conclusión, Rock and Roll Madrid ha llegado con muchas ganas, aportando su granito de arena al panorama hamburguesero madrileño y que, esperamos, aguante con nosotros mucho tiempo, ya que, a pesar de algunos detalles fácilmente reparables, nos parece una opción bastante atractiva, situada en un enclave excepcional. Si bien los precios se nos antojan un poco altos, la calidad de, sobre todo, la carne, hace que el cómputo general sea alto. Así que deseamos volver y probar otras opciones de hamburguesas y disfrutar del ambiente cálido que allí se respira.

Y sí, antes leísteis bien y como bien reza el logo del restaurante, la otra gran especialidad de Rock and Roll Madrid son los gin tonics. Con una amplia variedad de ginebras y de opciones de personalización, nos ofrecen el colofón perfecto para una cena divertida, sabrosa y que sirva de puente a una larga noche por calles capitalinas.

PRECIO MEDIO DE LA VISITA (postre incluido): 16-17 euros aprox.

Web |

Rock and Roll Madrid se encuentra en la calle Mesón de Paños, nº1.



Y como siempre, os animamos a que comentéis más abajo vuestras opiniones y sugerencias, además de recordar que podéis seguirnos en las redes sociales con los botones que tenéis más arriba.